Written by 09:56 50 Años del 12, Sociedad

50 años del 12 | El puente internacional, más que un símbolo de integración

A más de 30 años de su inauguración, el arquitectónico puente San Roque González de Santa Cruz sigue siendo un homenaje al jesuita que caminó estas tierras. Hoy 15 de noviembre se cumple un nuevo aniversario de la muerte del primer santo paraguayo.

La construcción del puente Posadas-Encarnación llevó años de planificación con los más calificados profesionales de área y al ser un paso fronterizo, el acuerdo entre ambos países, firma que lleva los nombres de los entonces presidentes Carlos Menem (Argentina) y Andrés Rodríguez (Paraguay). El acuerdo inicial databa de una década atrás como parte de las obras complementarias que se harían por parte de la Entidad Binacional Yacyretá, organismo creado para tal fin en 1973 durante las presidencias de Juan Perón y Alfredo Stroessner.

Su construcción se inició en 1983 y finalizó en 1990. Es un puente carretero-ferrovial (no se puede cruzar a pie).

El puente internacional San Roque González de Santa Cruz homenajea en ese nombre al jesuita que anduvo por estas regiones. Fundó Encarnación primero en la margen izquierda del Paraná en lo que es hoy Posadas hace más de 400 años. Y luego volvió a fundarla donde es hoy la capital de Itapúa. Y representó una inversión de más de 80 millones de dólares, por lo que recibió un reconocimiento internacional conocido como “San Benito de Alcántara” otorgado el 13 de septiembre de 1991, entregado por el Duque de Calabria Carlos de Borbón a la Mejor Obra Hispanoamericana.

Único en la región

La estructura está construida con hormigón pretensado y presenta en sus tramos principales de dovelas premoldeadas pretensadas sustentadas por obenques. La longitud de la obra es de 2.550 metros, compuesta por un puente sobre el canal de navegación de 520 metros, con una luz central de 330 metros, dos luces laterales de 115 metros cada una.

La mega obra fue construida por el Consorcio Estudio de Ingeniería Cabjolbki – Heckhause, las firmas Consula S.A. – Cadia y Coara (Consultores Asociados) y Becerra – Ferrer – Lange (Estudio de Ingeniería), para finalmente ser aprobado por el Departamento de Puentes de la Dirección Nacional de Vialidad.

Esta creación arquitectónica de vanguardia no sólo une a dos ciudades fronterizas, no sólo posibilita el paso de miles de personas, representa un símbolo de integración económica, social y cultural que se mantiene con más fuerza con el correr del tiempo.

Dato no menor, es que el puente se mantuvo cerrado al tránsito desde marzo de 2020 hasta octubre de 2021 debido a la pandemia por coronavirus. El momento épico de la reapertura se dio exactamente el 19 de octubre, únicamente para personas con vehículos particulares. 

Por este viaducto pasan unas 10 millones de personas al año. Eso habla del alto tránsito que existe en el mismo.

Primer santo paraguayo

El 16 de mayo de 1988, durante su histórica visita al Paraguay, el papa Juan Pablo II canonizó en Asunción a San Roque González de Santa Cruz y así se convirtió en el primer y único santo paraguayo. Su labor misionera es inspiración en el mundo entero, publicó Última Hora.

Roque González nació en la capital del país en 1576. Poco después de su ordenación, fue nombrado párroco de la Catedral de Asunción.

Su misión

A los 22 años, se convirtió en sacerdote y dedicó su vida al servicio de Dios. Movido por un profundo amor hacia las comunidades nativas, en especial los guaraníes, dejó la comodidad de la capital para fundar reducciones.

El santo paraguayo entró a la Compañía de Jesús (jesuitas) y fue nombrado superior de la primera Reducción de Paraguay, San Ignacio Guazú, donde existe una estatua en su honor.

Durante su misión, en 1613, fundaba la reducción de San Ignacio Miní, una de las más grandes. El 25 de marzo de 1615 hacía lo mismo en Encarnación. Antes fundó la reducción de Itapúa, actual ciudad de Posadas, Argentina.

En Concepción de la Sierra lo hizo en 1619 y en Candelaria en 1627. También San Javier y la Reducción de Yapeyú, en la actual provincia de Corrientes, Argentina, fueron fundadas por Roque González.

Tenía una gran devoción hacia la Virgen María y algunas historias señalan que, con solo levantar su imagen, los indígenas se convertían al catolicismo.

Martirio

De Yapeyú (Corrientes) partió hacia el sur de Brasil, donde fundó las reducciones de San Nicolás, Asunción del Iyuí y Caaró. En esta región tenía grandes diferencias con el cacique Ñezú.

Este organizó una revuelta luego de que el religioso celebrara una misa en esta zona. El 15 de noviembre de 1628, los asaltantes liderados por el cacique tomaron y quemaron la futura reducción.

Además de destruir este asentamiento religioso guaraní, asesinaron a Roque González y sus mártires los sacerdotes Juan del Castillo y el español Alfonso Rodríguez.

Los cuerpos fueron arrojados a la hoguera como una especie de mensaje para los nativos.

El corazón de San Roque

Para sorpresa de sus asesinos, el corazón de Roque González y su hacha permanecieron intactos, a pesar de las fuertes llamas que consumieron el resto de su cuerpo, así como el de sus mártires. Otras versiones señalan que una voz salía desde el corazón.

El corazón intacto de San Roque fue llevado a Italia por un tiempo. Posteriormente, fue traído hasta Argentina. En la actualidad, se encuentra expuesto en la Capilla de los Santos Mártires, de la Parroquia Cristo Rey, en Asunción.

(Visited 556 times, 1 visits today)
Close