Written by 14:59 Cultura

Hace 76 años fallecía Manuel Antonio Ramírez, emblema de la poesía

Cuando se lo nombra, instantáneamente se piensa en el Anfiteatro de la capital misionera que lleva su nombre. A 76 años de su trágica muerte vale recordar su desempeño como artista, político y periodista.

La identidad regional se considera parte constitutiva de la cultura. Es necesario realzar la obra de los artistas que formaron parte de la historia misionera. Manuel Antonio Ramírez nació en Buenos Aires el 1 de noviembre de 1911. Luego estudió en Córdoba la carrera de agrimensor. Con el título en mano llegó a Posadas, se instaló con su familia y desarrolló su amor por la política, la poesía y el periodismo.

En el arte se unió a César Arbó y Juan Enrique Acuña, Ramírez elaboró Triángulo, publicado en 1936, considerado como una de las mayores obras de la literatura provincial. Se trata de un poemario de 61 composiciones y 22 llevan su firma. A él le correspondió el primer ángulo y lo tituló Dúos los turnos del grillo y del ave . En ellos desplegó su estilo vanguardista para describir la naturaleza, la fauna, el clima y los habitantes que forman parte de la ciudad capital y de la provincia.

Triángulo, corto de ficción basado en la vida de Manuel Antonio Ramirez

Como periodista se destacó por los artículos que escribió para diversos medios gráficos de la época. Colaboró con El imparcial y fue el diario El Territorio, el medio que en 1941, le otorgó su carnet de periodista.

Ramírez recibió, en una noche del 22 de noviembre de 1946, tres disparos de revólver que terminaron con su vida . El poeta se encontraba en la intersección de las calles 3 de febrero y La Rioja, en la que fue la casa de la familia Tosetti donde vivía. Tenía, apenas, 35 años. Se generaron muchas especulaciones respecto a su muerte hasta que se acusó a Marcos Tavares Castillo de haber sido quien disparó argumentando diferencias políticas. Su vida terminó repentinamente, pero su obra lo hizo inmortal.

En 2013 se encontraron 135 poemas del autor escritos en cuatro cuadernos y se presume que fueron escritos entre 1932 y 1944. Se cree que el poema Paraná fue uno de sus últimos escritos

“Este indio es un indio que no quiere entregarse
esperando una aurora que jamás va a llegar.
Este río se llama como debe llamarse
con su nombre de pausas descendiendo hacia el mar.
Este río es un indio que parece dormido
en la selva, y salta como un recio jaguar.
En mitad de la sangre lo llevamos tendido
como un arco instintivo apuntando hacia el mar.
Cuando el río está triste las barrancas se azulan,
van musicales islas en un lento soñar,
las cobrizas gargantas de la tierra modulan
una canción más honda, más lejana que la mar.
Este río es el alma del nativo paisaje
-el que no lo comprenda no lo quiera cantar-,
un gigante transido por el drama del viaje
que presiente la odiosa muchedumbre del mar”.
Un escenario que encanta a misioneros y visitantes

Ramírez soñó con crear un espacio que una el majestuoso río Paraná con el arte local. No pudo ver su sueño cumplido porque el anfiteatro que lleva su nombre fue construido por el Instituto provincial de la vivienda e inaugurado por el gobernador Ayrault el 17 de febrero de 1962.

La obra es el resultado del esfuerzo compartido entre el arquitecto posadeño Jorge “Cacho” Pomar y las precisiones del ingeniero Eugenio Beghé. Desde sus inicios, la idea fue crear un lugar que se perciba como un enorme balcón al río Paraná. En 1990 el Concejo Deliberante decidió cambiar su nombre y renombrarlo Alcibíades Alarcón. De esta manera se destacaba la figura de otro cantautor, poeta y compositor misionero.

(Visited 29 times, 1 visits today)
Close