Written by 12:47 Destacados, El Periodista, Más Leídas, Policiales

Crimen en Cerro Corá: “Qué lástima que llegaron tan rápido, estaba por comer su corazón”

No es una serie de ficción. El crimen y acto de canibalismo que conmovió a Misiones tiene detalles escalofriantes; los nuevos datos en exclusiva en El Periodista por Canal Doce

La localidad de Cerro Corá sigue conmovida por el violento crimen ocurrido hace dos semanas en el Paraje Las Quemadas, donde un hombre no sólo asesinó a machetazos a la pareja de su ex, sino que habría practicado canibalismo, se trata de uno de los sucesos más terroríficos de la historia de Misiones.

La siesta del pasado 7 de septiembre de 2022, Teresa del Carmen Venecio (42 años), transitaba a pie por los caminos rurales de Picada Las Quemadas; estaba con su pareja, Lorenzo Ramón Da Rosa (40), y el hijo de la mujer, un adolescente de 14. La pierna amputada de Da Rosa no fue motivo para impedir el paseo, ya que el hombre contaba con muletas.

Las siempre tranquilas tardes misioneras iban a transformarse en terroríficas para la familia, como si fuera un mal sueño de siesta o una espantosa serie de ficción. Nada más lejos de la realidad.

La ex pareja de Teresa, José Andrés Quednau (36), los encontró a la vera del camino e inició una serie de discusiones, según las declaraciones de la mujer a la Policía. El hombre habría incrementado el tono de la conversación hasta tornarse violento. Es allí cuando Lorenzo, defendiendo a su concubina, protagonizó una pelea con Quednau, hasta alejarlo de la escena. Sin embargo, la historia no terminaría allí.

La ex pareja volvió para continuar con su venganza, esta vez, con un machete. Con el arma blanca hirió en el rostro a la mujer, quien logró escapar de la situación junto con su hijo. Pero el que se llevó la peor parte fue Lorenzo, que recibió 54 cortes –según el forense- durante el ataque que lo llevó a su muerte.

En soledad, Quednau habría hecho un hueco en el pecho de la víctima, sacó su corazón y lo cortó en pedazos. Luego, arrojó migas de pan y retazos de pollo dentro del difunto, como si estuviera preparando una aterradora receta de comida. Con los órganos torácicos extraídos y las muletas de Lorenzo, el criminal también armó a su lado una sangrienta cruz.

Cuando llegó la policía, se quedaron asombrados por la situación: Quednau estaba junto al cuerpo profanado, con una frialdad en su sangre interior aún mayor que la que perdió su víctima. Por si no fuera poco, el homicida habría afirmado ante los oficiales presentes que se bebió muchos litros de la sangre de Lorenzo.

No obstante, los datos escalofriantes no terminan de aparecer. En el programa El Periodista que se emite por Canal Doce, el conductor Gustavo Añibarro brindó una información exclusiva y a la vez impactante.

Se trata de las palabras que Quednau le habría dicho a la policía, quienes posiblemente arruinaron su salvaje receta: “Qué lástima que llegaron tan rápido, porque estaba por comer el corazón de éste”.

Por el momento, Quednau se abstuvo a declarar en la citación indagatoria.

Si bien el test de alcoholemia dio negativo, y las investigaciones suponen que el hombre estaba en su sano juicio al momento del crimen, los profesionales médicos determinarán este martes si ese es el caso, o si amerita cumplir su condena en el pabellón de Inimputables de Misiones.

Al día de esta publicación, Quednau (custodiado en la comisaría de Profundidad) no es el único detenido, ya que habría una segunda participación en el atroz asesinato.

Un supuesto cómplice

Según la investigación, que está en manos del juez de Instrucción, Ricardo Balor, habría un cómplice. Es que, cuando la madre y su hijo huían aterrorizados y en shock por sobrevivir al ataque, el menor habría visto a un hombre a caballo en las cercanías del hecho.

Sería un colono de la zona, que estaría involucrado en el crimen de Lorenzo. Por este motivo, las fuerzas policiales lo tienen bajo custodia hasta aclarar su coartada.

En cuanto al móvil del hecho, aparentemente, Lorenzo Ramón Da Rosa tenía una deuda de $7.500. Su mujer, Teresa, recibió audios en tono amenazantes antes del suceso criminal.

En los mensajes, le reclamaban el pago del préstamo: “Yo soy muy bueno, pero mi paciencia se me agota, si no me paga, voy a pedir la cabeza de este”. Sin embargo, la causa aún sigue en etapa de investigación.

E.T.

(Visited 7.921 times, 20 visits today)
Close