Secciones

Written by 22:51 Notas de opinión

Argentina, con lo bueno y con lo malo, te amo

Por Facundo Pesoa (*)

El 18 de diciembre de año 2022 no será un día más para ningún ser humano que haya nacido en tierra Argentina. Como en 1978 y 1986, el 2022 será el año recordado por todos aquellos amantes y extraños del fútbol como la tercera vez que la Selección Argentina levantaba la Copa del Mundo de la mano de Lionel Messi, quien será por muchos años recordado como el mejor jugador de futbol de la historia mundial.

Luego de haber ganado todos los títulos personales europeos, el rosarino aún tenía una deuda pendiente con su país natal; conseguir el trofeo de oro. Lionel, como si fuera una película americana, tuvo que recorrer un duro camino para cumplir sus sueños. Desde  los 4 años de edad los médicos habían descubierto un problema de crecimiento, no podría desarrollarse normalmente y eso le daría el apodo de “La Pulga”. Sin embargo, los españoles confiaron en su potencial y decidieron financiar su tratamiento médico. El club de su vida, el Barcelona, sería su casa durante más de 20 años. Allí en una manera de devolución, Messi les regaló toda su lealtad acompañada de muchos trofeos, tanto personales como grupales. Como todo argentino en la historia del club catalán, Messi no iba a terminar de la mejor manera. En el año 2021 terminó yéndose del club porque la entidad catalana no atravesaba una buena época financiera. A pesar de que decidió jugar “gratis” para el club, los españoles dejaron ir al mejor jugadores de todos los tiempos y terminó fichando con el Paris, club francés repleto de estrellas y administrado por los árabes.

Messi disputó 4 mundiales con la Argentina, de los cuales 2 fueron desde las sombras y otros 2 fueron como capitán. Su mejor actuación fue en el año 2014, donde luego de 6 partidos de pura performance, terminó perdiendo en la final contra los alemanes. La herida que abrió con el pueblo argentino fue tan grande que continuó en caída. Luego de perder la final en Brasil 2014, perdió 2 finales más consecutivas contra Chile por la Copa América y la Copa América Bicentenario.

***

Argentina tocaba fondo y las ilusiones se comenzaban a desvanecer. Messi decidió por un instante abandonar el fútbol con la selección y ante la presión de la prensa argentina, anunció su retiro de la celeste y blanca. Sin embargo, el sentimiento de amor/odio hacia él,  de los más de 45 millones de argentinos, lo obligaron a regresar. Debía ponerse la 10 una vez más. Él acepto con el pacto en silencio, de recibir un trato de respeto y educación.

Llegó la copa del mundo en Rusia 2018 y volvió a caer, fue en el primer partido por los octavos de final de esa copa y perdió 4-3 frente a Francia, pero el pacto estaba firmado. Nadie dijo nada. El pueblo lo siguió apoyando a pesar de algunos nefastos periodistas que tenían la misión de destrozarlo para conseguir un poco de aire en pantalla. Messi siguió jugando con la 10 de Maradona y comenzó a hacer una preparación con una selección repleta de jugadores jóvenes. Chicos que por primera vez iban a vestir la camiseta argentina y mientras tanto, él luchaba contra sus 34 años y su quinto mundial. Empezaron a aparecer algunos nombres nuevos y al final los únicos dos nombres que soportaron la crisis del mundial 2014 fueron Ángel “fideo” Di María y Lionel Messi.

La nueva selección proponía jugadores de muchos lugares, con historias diferentes y un solo denominador común: ninguno tenía su lugar asegurado, ni el propio Di María. Un nuevo sueño comenzaba, todos con los ojos puestos en el 2022.

***

Luego de la derrota del 2018 en Rusia, el técnico Sampaoli fue desplazado e inmediatamente la Asociación de Fútbol Argentino mantendría el mismo cuerpo técnico, pero nombraría momentáneamente al ayudante de campo Lionel Scaloni. Scaloni  pasaría de ex jugador sin experiencia en la función de técnico a  la tapa de todos los diarios de Argentina. Los medios no tuvieron piedad, lo destrozaron antes que empezará. Sin embargo él se hacía popular por no pactar nada con nadie. Scaloni declaró ante la prensa “el único que tiene su lugar asegurado es Él” haciendo referencia a Messi. Las eliminatorias comenzaron y Argentina iba, poco a poco, mostrando un poco de juego. Un sistema que podía funcionar, no era defensivo ni agresivo, era diferente en cada partido; todo se planificaba en base al rival que enfrentaban.

Argentina comenzó a conseguir muchos récords y uno de ellos eran más de 34 partidos sin perder. Comenzó el año 2021 y había un Messi distinto, tranquilo y normal en su club parisino pero agresivo y “maradoniano” cuando se vestía la celeste y blanca. La copa América del 2021 se llevaría a cabo en Brasil y allí la pulga fijó su primer objetivo. Brasil 2021. Increíblemente Argentina se volvió fuerte, aún existían  algunas dudas en sus jugadores pero en etapa eliminatoria apareció un nuevo héroe Emiliano “El Dibu” Martínez, quien ocuparía el lugar del portero titular Franco Armani. En su única aparición terminó siendo clave para el triunfo de Argentina frente a Ecuador  y luego ya contra Colombia en semi finales de esa copa hizo historia con la frase “Mira que te como hermano”, justo antes que Colombia patee su primer penal para luego terminar atajando dos más y llevar a Argentina a la final de la copa América contra el dueño de casa: Brasil.

El sueño estaba a un paso de cumplirse, una final contra Brasil en Brasil y aún Messi y Di Maria sin ganar un título con la selección mayores.  Argentina ganó 1-0 con gol de Di Maria y se grabó en la historia como “El Maracanazo” haciendo referencia al triunfo de Argentina en el mítico estadio Maracaná de Brasil.

Argentina venía bien, pero aún quedaban sueños por cumplirse. En ese mismo año, la selección conocida como la Scaloneta (haciendo referencia al ténico Scaloni) tenía que jugar la Finalisima, una Copa Internacional creada por la FIFA donde se enfrentaban el campeón de la última edición de la Copa América vs el último campeón de la Eurocopa, Italia. La Scaloneta viajaría a Inglaterra y vencería a Italia 3-0 con un equipo totalmente imparable. De esta manera venía el último y el más difícil de todos los sueños. El mundial Qatar 2022.

Sorpresivamente Argentina comenzó el mundial con el pie izquierdo, en un partido aburrido y sin brillar, Arabia Saudita venció a los argentinos 2-1 dejándolos a un paso de la eliminación. Parecía que todo se volvería a repetir, otra vez la ilusión iba a quedar en la nada. Sin embargo el capitán argentino declaró inmediatamente “Que la gente confié porque este grupo no los va a dejar tirados”.  El camino se reiniciaba pero Argentina solo tenía una opción: ganar todo para no quedar eliminada.

Su próximo rival fue el siempre duro México que planteó un partido interesante y defensivo, pero el 10 iba a estar inspirado y desde fuera del área descorchó un zurdazo hacia donde tejen las arañas, pegado al palo izquierdo del arquero mexicano para abrir el marcador. Minutos más tarde, el más niño de todos, Enzo Fernández, con asistencia de Messi, terminaría gambeteando el área para poner el 2-0 definitivo. Argentina se despertó, ahora venía los polacos con un Robert Lewandoski que prometía dar pelea. La particularidad de ese partido fue que el 9 polaco había declarado durante el año que Messi no era una persona honesta por declaraciones hacia él en la gala del balón de oro del año 2020 (suspendida por la pandemia). El encuentro fue dominado por Argentina desde el minuto cero, sin embargo, Messi tendría un penal en el primer tiempo que sería detenido de manera increíble por Wojciech Szczęsny. Argentina volvería a demostrar por qué los jóvenes tenían su lugar en la selección. Alexis Mac Allister cruzó un disparo mordido y terminó dentro de la red, minutos más tardes Enzo Fernández volvería a marcar y ambos dos se ganaban su titularidad en pleno mundial.

Argentina volvía a soñar y se metía en fase de eliminación, los octavos de final contra Australia. El país de los canguros parecía no ser peligroso. Argentina volvería a ponerse en ventaja a través de su capitán, Messi marcaba el 1-0 de penal y minutos más tardes era momento de la aparición de otro joven, Julián Álvarez  y así los argentinos concretaban el 2-0. Sin embargo, faltando 5 minutos para el final, Australia encuentra un disparo desviado y pone el 2-1 poniendo de los nervios a todo el país sudamericano. Fueron 5 minutos de pura euforia donde los amarillos estuvieron muy cerca del empate. Era momento de decir presente de Dibu Martínez haciendo que sea imposible para los australianos. Argentina ganó y pasó a cuartos pero el rival no era un motivo de festejo. Otra vez los holandeses, quienes habían dado mucha pelea en 2014, volvían a enfrentarnos por eliminación.

El partido se jugaría tanto dentro y fuera de la cancha. Horas previas al partido varios jugadores, incluyendo al director técnico, declararon que la Argentina no era poderosa, que Messi no iba a causar peligro y que Países Bajos tenía más ventaja y más chances de pasar a semi finales.

En un partido para el infarto, Messi y Molina adelantaban a su selección 2-0. La responsabilidad del árbitro español, Mateu Lahoz,  iba a ser motivo de críticas y lo dejarían sin volver a dirigir en esa copa del mundo. Adicionó 10 minutos extras y Países Bajos terminaría empatando el partido en la última jugada. Otra vez penales y Argentina volvió a despertar su fiera. Emiliano Martinez sería la figura del encuentro atajando dos penales y otorgando una vez más el pase a las semis. Antes, durante y post partido hubieron cruces muy fuertes entre argentinos y holandeses dejando como recuerdo a un Lionel Messi totalmente enfurecido y lanzando la frase “Que miras bobo, anda para allá”  contra Wout Weghorst que quería saludarlo luego del partido.

La Scaloneta avanzaba a Semifinales y se enfrentaba a Croacia, quienes venían de vencer a Brasil en cuartos y ponerse como favoritos. Sin embargo ese fue el mejor partido, con respeto y buen juego los guiados por Messi vencían 3-0 al equipo de Luka Modric y por quinta vez volvían a participar de una final del mundo. ¿El rival? La temerosa Francia de Kylian Mbappé.

Los argentinos venían confiados en sí mismos y desarrollaron los primeros 45 minutos de una manera increíble. Todo pasaba por el 10 y otra vez de penal, ponía el 1-0 con mucha tranquilidad. Minutos más tardes, en una jugada perfecta,  Fideo Di María (que volvía a ser titular luego de 3 partidos fuera por lesión) marcaba un cómodo 2-0. El partido parecía estar liquidado pero los franceses lo volvieron a hacer. En 2 minutos marcaron un gol de penal y apareció Mbappé a los 40 del segundo tiempo para mandar el partido al tiempo extra. Si, faltaban solo 5 minutos para que Messi ganara el último trofeo, el que más deseaba, 45 millones de argentinos esperando ese instante y en un pestañar se volvía a alejar.

Tiempo extra y un mundo paralizado. Messi vuelve a marcar y pone a su selección 3-2 sin embargo otra vez penal para Francia y el partido de infarto se ponía 3-3.  El árbitro adicionó 3 minutos y cuando el reloj marcaba 3:28 de tiempo extra, los franceses quedan mano a mano contra el arco argentino y el Dibu Martínez tapa el remate con su pierna izquierda. La tensión era inminente. Todo era un descontrol. El árbitro pitó el final y todo se definiría por penales.

El Dibu Martínez volvería a ser noticia por su actuación, tapó 2 penales y consagró la victoria para Argentina por 4-2 en la tanda de penales. ¡Argentina campeón del mundo!

Argentina volvía a levantar la copa del mundo luego de 36 años y aún el planeta parecería no conocer al pueblo argentino. Las criticas comenzaron a duplicarse… todos en contra de argentina por su performance; periodistas, políticos, ex jugadores, figuras del futbol, todos criticando y señalando a un Messi “agresivo” y un plantel sin frenos, maleducados y sin respeto hacia nadie.

Como un niño que acaba de ver a su ídolo, como un pobre que acaba de ganar su primer millón, como un hambriento que comenzó a comer, como un corredor que llegó a su meta, como un romántico que conoció a su amor, la alegría desborda a los seres humanos en sus estados de emociones. Los argentinos han ganado lo que tanto deseaban, están borrachos emocionalmente y continuarán en este estado de demencia. No trates de entenderlo, el fútbol y Argentina no son de este planeta, Mario, Diego y Lionel tampoco.

(*) Periodista – Argentino viviendo en Australia.

(Visited 156 times, 1 visits today)
Close