Secciones

Written by 20:28 Notas de opinión

La Scaloneta, a un paso de colgarse al cielo de los eternos

El seleccionado argentino nos volvió niños felices a todos. Con la producción de alegrías que toda una generación no vivió antes de junio de 2021 y puntuales momentos de zozobra para que al final guste más. El domingo tendrá la chance de llevarnos a la felicidad eterna en Qatar 2022.

Por Nicolás Maidana (*)

La selección Argentina, la albiceleste, la scaloneta, el equipo de todos; ese conjunto de jugadores que cuenta con el apoyo de mas de 47 millones por estos lados y otras decenas de millones repartidos a lo largo del mundo, está a 90 minutos (o 120) de coronar de la mejor manera posible todo lo realizado desde 2019 hasta la fecha.

Llegar hasta acá, no fue nada fácil. De hecho, no hubiese sido posible sin el trabajo del “joven inexperto” —como se lo denominó durante mucho tiempo— Lionel Scaloni. El “gringo” fue el encargado de apostar por una gran renovación de futbolistas para acompañar la gran figura de Lionel Messi, quien por ese entonces parecía tener un silencioso final de carrera.

De Paul, Paredes, Lo Celso y Lautaro Matrinez, fueron los primeros en imponerse. Luego aparecieron Cuti Romero, Dibu Martinez y otros nombres que se convirtieron en fundamentales para la comunión de un grupo sólido desde lo interno, y que poco a poco fue encontrando fluidez desde lo futbolístico. Posteriormente, con el conjunto como sostén irrumpieron Julián Álvarez, Mac Allister y Enzo Fernández.

Un “grupo de amigos” como en 2014, que se encolumnó de manera incansable para brindarle el ecosistema adecuado a su gran ídolo, el capitán de este equipo.

Una Scaloneta que supo sufrir. Desde las críticas futbolísticas porque el equipo solo ganaba 1 a 0, hasta la instauración mediática de postular a otro entrenador para llevar las riendas del seleccionado nacional. También supo padecer en la misma Copa del Mundo, con el cachetazo inesperado ante Arabia Saudita que obligó al equipo a plantear cada partido posterior como una final.

Detrás de ese sufrimiento, hubo, hay y habrá mucho trabajo, acompañado de compromiso y talento. Tres factores fundamentales para la obtención de la Copa América 2021 en el Maracaná ante Brasil, rompiendo con años de sequía y con un invicto casi eterno del seleccionado verdeamarelo.

Justamente eso, en gran parte, y la continuidad de ensueño de meses posteriores hizo que los futboleros se identifiquen a fuego con este equipo y que los estaban alejados del fútbol, se vuelvan a acercar porque este conjunto si los representa.

Tiene que ser este domingo, al mediodía argentino, en el cual todos y todas planificarán su jornada en base a la final. Algunos desayunando fuertemente para no almorzar durante el partido, otros no ingiriendo absolutamente ningún bocado por los nervios y otros almorzando porque las “cábalas se respetan”.

De alguna u otra manera tiene que ser, ante Francia como rival y con el deseo de tomarse revancha por lo sucedido en 2018. Con la esperanza que el Estadio Lusail sea testigo de la imagen que todos alguna vez soñamos ver. La de Messi levantando la Copa del Mundo, la de la reivindicación total de ese “joven inexperto” que es el entrenador (acompañado de su gran cuerpo técnico) y del grupo de guerreros que luchó a capa y espada en búsqueda del sueño de toda una generación.

(*) Periodista de Canal 12 especializado en deportes.

(Visited 114 times, 1 visits today)
Close