Written by 09:29 Agro y Producción

Andresito: Dejó la ciudad y ahora cultiva cítricos priorizando el ambiente

Se trata de la productora Bárbara Sztoner.  En su chacra se realizó una jornada técnica sobre control de plaga y sanidad. Participaron mujeres de Cambio Rural de esa localidad.  

La jornada de capacitación en cítricos, referida al manejo integrado de plagas y enfermedades tuvo lugar en paraje Integración, una colonia situada sobre la ruta 24, a unos 30 kilómetros de Andresito. Fue el tercer encuentro organizado por Cambio Rural.  

El lugar escogido fue la chacra de Bárbara Sztoner. Las 125 hectáreas, propiedad de su padre desde hace casi 3 décadas, fueron heredadas por ella y vive ahí desde hace 6 años. Su casa, con los frutales, está ubicada “al lado del cerro que los enamoró”, aseguró la productora. 

Bárbara (39) está casada con Pablo y tiene dos hijas, estudiantes aún. Antes vivía en Eldorado. Viajó a Buenos Aires y allí formó pareja. Dejó la carrera de veterinaria y retornó a la capital del trabajo, donde empezó a estudiar biología. 

En diálogo con Canal 12 contó que pasaron de solo visitar la chacra los fines de semana y hasta pensar venderla a vivir en el lugar definitivamente. “Cada vez que veníamos nos apegábamos más. Durante el regreso íbamos hablando del cerro y soñábamos la posibilidad de quedarnos definitivamente”, añadió.

Sobre la producción, expresó que tienen una visión conservacionista del ambiente. Les gusta cultivar con el menor impacto ecológico posible. Por eso los potreros están parquizados y dejan la mayor cantidad de árboles posible”.

“Compramos la cantidad de plantas que podemos, surtido, para tener de todo un poco. Como tengo muchos cítricos en formación y no sabemos bien cómo cuidarlos, le pedí a la organización que el encuentro se haga acá”, dijo sobre las jornadas realizadas allí recientemente. 

Refiriéndose al taller, dijo que les ayuda a mejorar la calidad de la producción, porque al venir de la ciudad pensaban que había que plantar y listo, que no hacía falta ningún cuidado.  Pero se fueron encontrando con problemas frente a los que no tenían respuestas. “En cada charla aprendemos un poquito más”, destacó.

Cítricos y sanidad

Luis Acuña, ingeniero agrónomo del INTA de Montecarlo y especialista en cítricos explicó que la charla se centró en “los problemas fitosanitarios que enfrentan los pequeños productores y que son comunes a toda la provincia como la maleza, abono al tronco, cuidado de hojas y brotes, y el control de enfermedades, sobre todo la mancha negra o fumagina”.

El especialista remarcó que “esas problemáticas pueden y deben ser enfrentadas con métodos básicos y tan sencillos como carpir alrededor del árbol, abonar el suelo, o el uso de repelentes orgánicos. Eso permite un manejo agroecológico de los árboles reduciendo el impacto ambiental”.

Por eso, “en cada encuentro volvemos a lo básico, es decir, al suelo, al tronco y las ramas de los frutales. De nada sirve recurrir a un producto caro y que tiene consecuencias ambientales como los químicos, cuando no se atiende las necesidades elementales de la planta”, añadió.

La importancia de la certificación

También estuvo Rodrigo Kramer, del INTA de Andresito,  quien contó que reciben una gran demanda de plantas frutales, porque muchos agricultores o vecinos del pueblo están renovando sus quintas.

 El técnico advirtió sobre los riesgos de comprar plantines no certificados ya que están acentuándose muchos problemas sanitarios. Dijo que hace años el INTA y el Senasa vienen certificando la producción de viveros de la provincia, que tienen plantas libres de enfermedades. Éstas son las que se entregan a los productores. En este sentido, agregó: “el comercio fronterizo representa una preocupación, ya que no siempre se respetan las mismas medidas sanitarias en otros países”. 

(Visited 210 times, 1 visits today)
Close