Written by 12:02 Agro y Producción

El INYM incentiva el manejo ambiental en yerbales de 25 de Mayo

Con la incorporación de árboles nativos a la chacra se logra más productividad a partir de una explotación sustentable de la unidad productiva

En la zona del Alto Uruguay, el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) junto a la Fundación Hora de Obrar, promueve la presencia de árboles nativos en los yerbales, como cortina o como parte de la misma superficie productiva, para contribuir a la mitigación del daño del sol, la lluvia y las heladas; el equilibrio ambiental, la infiltración de agua en el suelo y el control natural de plagas y enfermedades.

El ingeniero Sergio Rigueresman, del Servicio de Extensión del organismo yerbatero señaló que se entregaron más de 6000 plantines forestales nativos a productores del Departamento de 25 de Mayo.

Agua, central en la producción

“Los beneficios ecosistémicos que traen aparejado los árboles son muchísimos, tanto por encima de la superficie como así también donde no se ve, en el suelo”, indicó. Los beneficios “van desde la captación de carbono, mitigando el cambio climático, a su intervención en el ciclo del agua, ya que favorecen la captación de agua de lluvia, su infiltración en el suelo, una mayor retención y recarga de las napas; además, constituyen una barrera para el efecto del viento y el arrastre de humedad”, explicó.

Asimismo, los árboles y la sistematización del suelo, “devuelven o buscan recomponer la estabilidad natural del sistema generando un balance hídrico positivo” que impacta directamente en las vertientes. Así otorga una fuente de agua “de mejor calidad, de mayor caudal y con continuidad a lo largo de todo el año”.

Hubner, productor ecológico  

Uno de los productores que abrazó esta modalidad de producción es Eduardo Rubén Hubner, de Picada Libertad.

“Se está volcando a la producción orgánica en la yerba y utiliza fitosanitarios en los otros cultivos; es un productor diversificado”, contó Rigueresman.

Tiene 4 hectáreas de yerba mate, no utiliza herbicidas y se volcó “al manejo de cubiertas verdes, como raigras, avena negra y nabo forrajero”. Además, los residuos de otras plantaciones, las incorpora al suelo “para que sirvan de abono”.

(Visited 23 times, 1 visits today)
Close