Secciones

Written by 12:55 Agro y Producción, Deportes

Para el New York Times, el mate impulsa a los jugadores de la selección nacional

“Qué está impulsando a Argentina en la Copa del Mundo? 500 kilos de yerba mate”, es el título de la columna de opinión del prestigioso medio internacional. Puso el foco en el producto madre de Misiones como gran aliada de la selección.

Por James Wagner (*)

Doha, Qata.- Para ser justos, la yerba mate no es para todos. Una infusión de hierbas fuerte y a menudo amarga elaborada caliente o fría a partir de las hojas de una planta nativa de América del Sur, la yerba mate es popular en Paraguay, Uruguay, Brasil y Argentina. Algunos de los mejores futbolistas del mundo provienen de esa región y juran por ella, y la han difundido por todo el mundo a través de los equipos de sus clubes. Sin embargo, la Copa del Mundo en Qatar planteó algunos desafíos logísticos y de suministro, uno de los cuales fue: ¿dónde encontrarían yerba mate los devotos en el Golfo?

Así que vinieron preparados. El equipo nacional de Brasil, que tiene algunos bebedores de mate, trajo unos 12 kilos a Qatar, dijo un funcionario del equipo. El equipo de Uruguay empacó alrededor de 240 kilos. Pero fue Argentina, que se enfrentó a Croacia en las semifinales hoy y extenderá su estadía hasta la final del domingo, la que los superó a todos. Para asegurarse de que los aproximadamente 75 miembros de su grupo de viaje (jugadores, entrenadores, entrenadores y el resto) tuvieran un suministro constante de una bebida que consideran esencial, el equipo de Argentina transportó la friolera de 500 kilos de yerba mate a Qatar.

“Tiene cafeína”, dijo en español el mediocampista argentino Alexis Mac Allister mientras explicaba por qué consumía tanta bebida que algunos han comparado con un té verde más fuerte. “Pero lo tomo más que nada para unirnos”.

Un vocero de la selección argentina, Nicolás Novello, dijo que el equipo trajo diferentes tipos para todos los gustos: yerba mate con palo (un sabor más suave), sin palo (un sabor más fuerte y amargo) y con hierbas (para otros sabores). Los observadores dijeron que casi todos, incluida la estrella del equipo, Lionel Messi, lo bebían; La devoción del equipo por la bebida era evidente cada vez que descargaba el autobús de su equipo, y después de los partidos, un puñado de jugadores realizaba los imprescindibles del tradicional mate: una copa hecha con una calabaza hueca, su bombilla de acompañamiento y un termo con agua caliente.

Tomar mate es tan común dentro de los equipos argentinos y uruguayos, en particular, que este último hizo del termo, conocido como Botija, su mascota oficial. El traje de una gran mascota azul incluso llegó a Qatar, donde tuvo problemas para pasar por los molinetes del sistema de metro en Doha.

“Cuando jugaba en la Argentina, un nutricionista decía que el mate te hidrata”, dijo Sebastián Driussi, mediocampista del Austin FC en la Major League Soccer. Driussi representó a Argentina a nivel juvenil a nivel internacional y pasó tres años con el popular club argentino River Plate. “No lo sé, pero es como el agua para nosotros. Antes de un partido, en el vestuario, todo el mundo lo bebe todo el tiempo. No hay horario ni mal momento para tomar mate. Nosotros en Argentina decimos que el mate hace amistades”.

De Misiones al Mundial

Juan José Szychowski, presidente del Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym) Argentina, dijo que hay un arte para perfeccionar la infusión, ya que cada bebedor prefiere variaciones ligeramente diferentes, de dulce a amargo, de caliente a frío.

“Si empiezas a tomar mate, no paras”, dijo Szychowski en una entrevista telefónica. “Es más que una costumbre. Cuando viene alguien, le decimos: ‘Deberías tomar un poco de mate’. Es compartir y algo social y bueno para tu salud”.

Szychowski dijo que el mate, que originalmente era consumido por los residentes indígenas de la región antes de que lo esparcieran los misioneros jesuitas, contiene polifenoles, un compuesto que tiene propiedades antioxidantes. Algunos estudios, agregó, han sugerido que la bebida puede tener un efecto positivo en la salud.

La influencia y el ejemplo de jugadores sudamericanos que beben mate como Messi, el uruguayo Luis Suárez y el brasileño Neymar, que solían ser compañeros de equipo en el Barcelona, han llevado a otros jugadores a adoptar la práctica.

Antoine Griezmann, fijo en la selección de Francia que jugará el miércoles las semifinales, tomó la costumbre tras entablar amistad con los jugadores uruguayos Cristian Rodríguez y José María Giménez cuando eran compañeros en el Atlético de Madrid. Griezmann ha dicho que ahora lo bebe a diario. Otra estrella francesa, Paul Pogba, dijo en 2018 que se enganchó al mate después de que uno de sus compañeros del Manchester United en ese momento, Marcos Rojo, un argentino, le diera un poco de su propia infusión.

“Es perfecto”, dijo Pogba a un canal de televisión argentino. “Me encantó”.

Szychowski llamó a los futbolistas los mejores embajadores de la yerba mate en todo el mundo, antes de señalar que el papa Francisco, un argentino, también es conocido por disfrutar de una copa.

Sin embargo, no todos los jugadores son fanáticos del sabor que algunos han llamado demasiado amargo, demasiado herbáceo, demasiado terroso. (Los expertos aconsejaron a los principiantes que comenzaran con un mate dulce). Walker Zimmerman, un defensor de la selección de Estados Unidos que fue eliminado de la Copa del Mundo en los octavos de final, dijo que dos de sus compañeros argentinos en el FC Dallas hace años: Maximiliano Urruti y Mauro Díaz — le presentó al mate, pero él admitió: “No creo que me meta en esto por mi cuenta”.

Lisandro López, exdefensor argentino, dijo que no todos estaban acostumbrados a que amamantara a su compañero con una pajita cuando jugaba en Portugal. “Muchas veces, y viví en Lisboa durante cuatro años, iba a una plaza a tomar mate y la gente me miraba raro, como si estuvieras drogado o algo así”, dijo López.

Luis Hernández, el exdelantero mexicano, dijo que su paladar no pudo acostumbrarse al sabor cuando pasó una temporada en Boca Juniors, en la Argentina. Mientras todos los demás en el equipo bebían mate, dijo, él era el único que se resistía.

“Prefiero un buen café que un mate”, dijo Hernández, y agregó luego entre risas: “¿Dicen que les ayuda? Pero el compañero no te ayuda a marcar goles”.

(*) Periodista The New York Times

(Visited 885 times, 1 visits today)
Close