Secciones

Written by 10:04 Deportes

Qatar día 4: llegó la pasión

El banderazo argentino llenó el alma antes de una final anticipada. La emoción por el aniversario de la muerte de Maradona hizo lo suyo. Los sauditas, intratables.

Por Emiliano Andreoli (*)

“¿Where is Messi?”, “Messi go home”. Entre dónde está Messi y la vuelta a casa se pasa el día. Los hinchas de Arabia Saudita brotan de abajo de la tierra, de la arena, de las estaciones de subte y colectivos. Están por todos lados y todos repiten esas dos frases. Es su burla, su forma de seguir festejando la histórica victoria que consiguieron hace ya tres días.

Con su túnica bien limpia, planchada a la perfección, pero un aroma que no se condice con las anteriores descripciones, son realmente muchos en Qatar. Son locales porque viven al lado, claro está. Sus capitales están divididas por 580 kilómetros, aunque los autos los dejaron casi todos en la frontera. Hoy, en algún momento, nos preguntamos por qué no hay congestionamiento de tránsito. Y la respuesta es la antesala al Mundial: Qatar puso restricciones al ingreso de otros vehículos. Si no cumplían con determinada cantidad de ocupantes, con la Hayya también del auto y otros ítems, lo tenían que dejar en la frontera. En Arabia.

La emoción de la mañana

El viernes fue otro día caluroso. Ya es una constante y se leyó esa frase en las anteriores crónicas, pero vale la pena recordarlo. Hace calor cuando los árboles plantados hace poco abandonan la escena. Es que es un desierto disfrazado con edificios enormes y algunas palmeras puestas en determinados lugares. Nada es de acá, pero eso quedará para otra oportunidad.

Lo emotivo se dio por Maradona. El aniversario de su fallecimiento, los campeones que por fin fueron reconocidos y acercados hasta Doha. Conmebol y AFA, que se pusieron de acuerdo para traer a los del 78 y 86 hasta Qatar. Lo hicieron para homenajear a Diego y emocionar a propios y extraños. En su sede de Doha, en Souq Waqif, el ente sudamericano montó un espacio verde, futbolero y lleno de recuerdos ricos y conmovedores. Copa América de 2011, de 2021, de 2007, todas expuestas en distintas galerías. Estatuas de Maradona y de Pelé, los dos futbolistas reconocidos por encima del resto.

En el medio, presencias importantes. Nombrarlas será injusto para el que no aparezca en la lista, pero hasta el presidente de la FIFA dio unas palabras en honor al 10 desaparecido. Tapia, por su parte, prefirió el silencio acusando una “emoción desbordante”.

Los que hablaron fueron Kempes, que pegó a la Selección. Bochini, que pidió por la titularidad de Julián Álvarez, Ruggeri, quien todavía no sabe si criticar o subirse a la Scaloneta. Pero de eso puede encargarse otra nota de canal12misiones.com.
En el centro de Conmebol estaba la imagen de Yamila Rodríguez, justo al lado de la mejor jugadora del mundo: Marta. A su derecha aparece la posadeña, quien sigue haciendo historia y representando a la provincia en el primer nivel.

La pasión de la noche

Tras haber sido parte de las conferencias de prensa de Scaloni, Lautaro Martínez, Hirving Lozano y Tata Martino, cubrir el banderazo fue el objetivo. Llegamos y ya había comenzado, pero nunca dejó de crecer. Minuto que pasaba era minuto que sumaba fanáticos. Cánticos para el Diego, para dar fuerza a la selección, para exigir una victoria este sábado.

Y banderas, de las lindas, las del 10 característico del 86, la del rostro de Messi, la de la Copa América 2021. Banderas que, si cumplieron su función, deberían haber mandado esas ondas hasta la concentración de Argentina. Obligó el banderazo a cambiar la cara de la apática selección del martes.

Ofertas imperdibles

Al banderazo fuimos solos. Solos en serio. Desde el Centro de Medios de Prensa tomamos un colectivo que, llamativamente, no esperó a nadie más. “Nadie va a Corniche ahora”, nos admitió el chofer, que gracias a nuestra requisitoria trabajó un rato. Si no, iba a esperar hasta el final de su turno sentado en una terminal que no lo iba a utilizar.

Del banderazo nos fuimos acompañados por ofertas e insistencia del mercado local. Qatar tiene eso: Hacés una cuadra y descubrís algo. Te metés por un pasillo y salís con un turbante en la cabeza. Es que el mercado de Souq Waqif es tradicional, añejo y con costumbres bien arraigadas. No salís de ahí sin nada. Sí o sí te venden algo. Intentamos resistirnos, pero el turbante por 20 riyales se ubicó en la cabeza cuando tomamos la puerta de salida.

(*) Periodista – Enviado especial a Qatar.

(Visited 210 times, 1 visits today)
Close