Secciones

Written by 21:06 Deportes

Qatar, el sueño hecho realidad

Aquella acreditación que llegó casi de sorpresa y a última hora fue el puntapié inicial para un mes de ensueño. Argentina campeón del Mundo con periodistas misioneros como testigos.

Por Emiliano Andreoli (*)

Será muy difícil superar emocionalmente lo que vivimos este mes en Doha. La llegada y el encuentro con otra forma de vivir, otro dinero, otros vehículos y otra cultura. Ese choque de costumbres fue apenas el inicio de un mes de vivencias que quedarán guardadas y escritas en estas páginas de canal12misiones.com.

Claro que la Copa del Mundo que consiguió Argentina hace que todo esto tenga todavía un valor mucho más importante. Pero nuestro trabajo sólo estuvo atado al resultado deportivo para hacer más llevadero el mes fuera de casa y lejos de los nuestros. En el medio del avance albiceleste por un Mundial que lo recibió mal y lo fue acomodando, aprendimos, construimos y tratamos de expresar en estas líneas nuestra experiencia. Ojalá lo hayamos logrado.

Lusail fue una fiesta tras la final. Nosotros ya estábamos camino al aeropuerto.

Ese fue el principal objetivo trazado al inicio de esta experiencia. Dar a conocer lo que nuestros ojos veían, nuestros oídos escuchaban y nuestro teléfono capturaba. Es que el periodismo, ahora, tiene un nuevo sentido y la comunicación inmediata da lugar a que todo sea un poco más fácil de expresar. Las imágenes se reproducen y contarlo es más llevadero.

En varias notas de esta aventura he contado que las entradas para nosotros fueron un contratiempo inesperado. Simplemente porque nuestra acreditación no contemplaba el ingreso a los estadios tuvimos que salir en búsqueda de 7 tickets. Porque esa cantidad de partidos jugó Argentina, que llegó para eso y lo cumplió.

Hemos tocado cada contacto que ni sabíamos que teníamos para poder acceder al ingreso. Y hablo en plural porque éramos dos periodistas en la misma situación. Lo fuimos consiguiendo con distintas dificultades, pero siempre estuvimos adentro. A veces más arriba, otras en el medio y en alguna oportunidad estuvimos a poco de poder tocar el césped.

En la final todo parecía desmoronarse cuando llegó el mensaje. “Tem tickets?” Nos preguntaba un contacto organizador. El mismo que nos había vendido, con días de anticipación, las entradas para las semifinales contra Croacia. Se sorprendió cuando, después de vendernos a precios inferiores a los oficiales, vio lágrimas en los ojos de estos dos perio-hinchas argentinos. Es que no era para menos. A falta de dos horas para el inicio de la Final del Mundo estábamos afuera. Y de repente nos alejamos de los precios ilógicos que no íbamos a pagar por reventa. Estábamos adentro, de repente y de sorpresa. Alto y lejos del campo, pero adentro.

Vimos a una Selección Argentina que jamás contempló la idea de quedarse sin la copa. Ver a Messi con esa sed de revancha y esa rebeldía acompañada por un fútbol increíble, nos daba la tranquilidad de que Argentina iba a poder. Siempre supo que iba a poder. Sí, sufrió muchísimo más de la cuenta y ese ‘iba a poder’ se tuvo que sostener en la tremenda atajada del Dibu Martínez, quien ganó en confianza justo antes de que los doce pasos sean la vía para definir al campeón en Qatar.

Hoy todo es festejo y algarabía. Hoy el país espera por sus campeones, quienes todavía están en el cielo de alguna parte arriba del Atlántico camino a Ezeiza. El país, que tanto sufre por otras cosas, hoy, mañana y así durante cuatro años, tendrá vía libre para festejar, para solo ser feliz porque Messi es feliz.

Y yo, que tuve el privilegio de contarles mi día a día en estas páginas, me tomo el atrevimiento para expresar que también estoy feliz. Porque se cumplió la misión y Multimedios podrá expresar en alguna página de sus ricos 50 años que envió dos periodistas y que estos volvieron con la Copa. De la cobertura y del Mundial.

(*) Enviado especial de canal12misiones.com a Qatar.

(Visited 115 times, 1 visits today)
Close