Secciones

Written by 11:06 Internacionales

Lula juró como presidente de Brasil y expuso su agenda latinoamericana

El nuevo mandatario recibió este domingo la banda presidencial de manos de una representación diversa del pueblo del país ante la ausencia del ya exgobernante Jair Bolsonaro. Celebró la “victoria de la democracia” que le permitió ganar las elecciones de octubre.

El nuevo presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, se comprometió este domingo en su discurso de toma de posesión a “retomar la integración” en América Latina para tener “un diálogo activo y altivo” con las otras regiones del mundo.

“Retomaremos la integración a partir del Mercosur, con la revitalización de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y otras instancias soberanas” que existen en Latinoamérica, declaró ante el Parlamento después de haber jurado como nuevo presidente de Brasil.

También garantizó que su Gobierno fortalecerá la cooperación con el foro BRICS, que Brasil integra junto con Rusia, India, China y Suráfrica, y tenderá puentes con África y el mundo en desarrollo, sin descuidar sus relaciones con Estados Unidos o la Unión Europea (UE). 

Lula dijo que Brasil “romperá el aislamiento al que fue sometido en los últimos años”, durante el Gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro, y “volverá al mundo” con las banderas de la democracia y el combate al hambre y la pobreza.

Brasil “vuelve a ser un país soberano”, que asumirá todas sus responsabilidades sobre la Amazonía y pondrá a toda su diplomacia al servicio de la defensa de la democracia, “amenazada alrededor del planeta por un extremismo autoritario”, afirmó.

También expresó su “convicción de que la política en sus más elevados sentidos es el mejor camino para la construcción de consensos” y la superación de conflictos. “Negar o criminalizar la política es el camino de la tiranía”, sostuvo.

La ceremonia de investidura se celebra bajo estrictas medidas de seguridad, debido a amenazas de activistas del bolsonarismo más radical que exigían un golpe militar para mantener al líder de la ultraderecha en el poder.

En el Parlamento, están presentes delegaciones de medio centenar de países y todo el cuerpo diplomático acreditado en el país.

Entre los asistentes, figuran el rey de España, Felipe IV, y los presidentes de Argentina, Alberto Fernández; Bolivia, Luis Arce; Colombia, Gustavo Petro; Chile, Gabriel Boric; Paraguay, Mario Abdo Benítez; Uruguay, Luis Lacalle Pou; Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, y Alemania, Frank-Walter Steinmeier.

La “victoria de la democracia”

Lula da Silva celebró la “victoria de la democracia” que le permitió ganar las elecciones de octubre, a pesar de las “amenazas” de la ultraderecha que aún no acepta su triunfo. “Si estamos aquí es gracias a la conciencia política de la sociedad brasileña”, declaró Lula ante el Parlamento. 

“Fue la democracia la gran victoriosa”, que “superó” las “más violentas amenazas a la libertad del voto”, apuntó en alusión a la campaña contra el sistema de votación desatada por el ahora expresidente Jair Bolsonaro, a quien derrotó en las elecciones de octubre. 

Bolsonaro no solo no ha reconocido todavía la victoria de Lula, sino que además el pasado viernes viajó hacia Estados Unidos y no asiste a la ceremonia de toma de posesión del líder progresista, quien sostuvo en su discurso que durante el proceso electoral tuvo que enfrentar además “la más abyecta campaña de mentiras”.

También dijo que su investidura le pone un “fin al autoritarismo” y pidió, en medio de los aplausos de la mayoría de los legisladores, “democracia para siempre”.

Las ceremonias oficiales concluirán con una recepción que será ofrecida por Lula a las delegaciones extranjeras en el Palacio de Itamaraty, sede de la cancillería, vecina a las sedes del Parlamento y del Gobierno.

En coincidencia con la recepción, comenzará el llamado Festival del Futuro, un concierto que reunirá a medio centenar de artistas populares y cuyo telón se prevé que bajará ya entrada la madrugada del lunes.

Gente del pueblo le entrega a Lula la banda ante la ausencia de Bolsonaro

Lula recibió este domingo la banda presidencial de manos de una representación diversa del pueblo del país ante la ausencia de Bolsonaro. Según marca el protocolo, el presidente saliente es el encargado de pasar la banda a su sucesor, pero el exmandatario, quien sigue sin reconocer su derrota en las urnas, decidió no participar en los actos de investidura y viajar a Estados Unidos sin previsión oficial de vuelta.

Lula, de 77 años, subió la rampa del Palacio de Planalto, en Brasilia, pero en lo más alto no esperaba Bolsonaro. En su lugar, ascendió a la parte alta del palacio presidencial acompañado por un grupo de personas que “simbolizan la riqueza y la diversidad del pueblo brasileño”, entre ellos, un niño, afrodescendientes, mujeres, personas con discapacidad y el conocido líder indígena Raoni Metuktire

Bolsonaro, líder de la extrema derecha brasileña, se marchó del país el pasado viernes sin reconocer abiertamente su derrota en las elecciones de octubre y sin felicitar a Lula.

Desde la celebración de los comicios del 30 de octubre, que perdió en segunda vuelta por una ajustada diferencia de 1,8 puntos, el capitán retirado del Ejército se encerró en su residencia oficial, reduciendo al mínimo su presencia en actos públicos y su actividad en las redes sociales.

No obstante, antes de poner rumbo a EE.UU., se dirigió a sus acólitos en un directo en redes sociales en el que intentó desmarcarse de las protestas de cuño golpista que han tenido lugar en las puertas de cuarteles del país.

(Visited 68 times, 1 visits today)
Close