Written by 00:14 Policiales

Comienza el juicio al gitano que chocó en estado de ebriedad y terminó dentro de una casa

Jonathan Alejandro Esteban será juzgado desde este viernes por el delito de lesiones culposas agravadas. Desde la defensa de la víctima buscarán una condena que marque precedentes en la provincia.

Por Cristian Bermúdez

Tras haber pasado tres años de uno de los siniestros viales más recordados en la ciudad de Posadas, finalmente, luego de algunas intimidaciones y fallidos acuerdos por parte del acusado, este viernes 18 de noviembre se dará inicio al debate oral y público, por el delito de “lesiones culposas agravadas”. Esta causa tiene como principal y único acusado a Jonathan Alejandro Esteban, perteneciente a la comunidad gitana.

Será en el Palacio de Justicia, desde las 8 de la mañana, a cargo de un tribunal unipersonal representado por la titular del Juzgado Correccional y de Menores Uno de Posadas, Marcela Leiva. La acusación estará a cargo de la fiscal del mismo fuero, María Laura Álvarez.

Entre los testigos que fueron citados a declarar estará la victima principal, Machado José Ariel, que como consecuencia del siniestro, perdió una de sus piernas y tiene muy afectada la otra, además de padecer ataques de pánico y daños psicológicos que hasta el día de hoy repercuten notablemente en su salud.

Este debate había sido programado hace unos meses atrás. Poco antes del inicio, el acusado se inclinó por reconocer su culpabilidad en un juicio abreviado, ofreciendo como parte de pago dos automóviles y una suma de dinero. Pero al final desistió en razón de no estar de acuerdo con la condena que le iban a imponer.

Desde la defensa de Machado, llevada a cabo por el abogado Escalante Matías Nicolás, buscarán sentar precedentes en la provincia, pidiendo la “prisión efectiva” del acusado miembro de la comunidad gitana.

Consultado por Canal 12, Escalante fue claro e hizo hincapié en que a su defendido, este hecho “le cambio la vida para siempre, dejándolo sin posibilidad de trabajar y con graves problemas de salud”. También hizo mención en que todo este tiempo que ha pasado, “el gitano tuvo actos de amedrentamiento para con su defendido”. También remarcó que Esteban tiene otros casos en su haber y posee un “frondoso prontuario”.

1,37 gramos de alcohol al volante

El siniestro vial que protagonizó Esteban ocurrió el viernes 24 de mayo de 2019, cerca de las 10, sobre la avenida Tulo Llamosas (ex ruta 12) en su intersección con Cabo de Hornos de la ciudad capital.

Con 1,37 gramos de alcohol en sangre y al mando de un Renault Fluence, cruzó el semáforo en rojo y según el peritaje a 124 k/h de velocidad atropelló primero a un hombre de 33 años, que intentó atravesar la calzada manejando una moto que era conducida por Machado; luego a un Chevrolet Astra que iba detrás, al mando de una mujer de 56; y finalmente se incrustó en una casa, después de practicar una maniobra que de casualidad no terminó con víctimas fatales. Sin embargo, el motociclista sufrió graves lesiones que lo dejaron en terapia intensiva y terminó con una pierna amputada.

Lejos de someterse al requerimiento de las autoridades policiales, el acusado se bajó del coche en estado de alteración e intentó escapar, pero no pudo hacerlo debido a la reacción de los vecinos e integrantes del Servicio Penitenciario Provincial (SPP) -a metros del lugar se encuentra la escuela de cadetes-, que decidieron rodearlo. Además, como si no fuera poco y para hacerlo más de película, las autoridades encontraron debajo del asiento dos armas, sin registros y sin municiones.

Impacto de película

Según lo que reconstruyeron los investigadores policiales en base a la información aportada por peritos científicos y el relato de circunstanciales testigos, el acusado manejaba por la ex ruta 12 hacia la zona de la rotonda. Los otros involucrados lo hacían en igual sentido, pero por la colectora.

En determinado momento, cuando el semáforo los habilitó a pasar, el motociclista se adelantó seguido por la conductora del Astra, con intenciones de ingresar a la avenida Cabo de Hornos. En ese momento fueron chocados por el acusado que cruzó en rojo y a gran velocidad, quedando el motociclista tirado sobre la banquina, que según pericias voló unos 50 metros.

Siguiendo su marcha, el protagonista se cruzó de carril para terminar incrustado en un inmueble de la colectora contraria, destruyendo parte del muro frontal con el portón principal y quedando recostado sobre la pared de un local comercial que estaba sin uso, todo ante la atenta y sorprendida mirada de la dueña de la casa que estaba del otro lado de la avenida, ya que fue hacer compras en ese momento.

Cabe destacar que Jonathan Esteban no es desconocido para la justicia, ya que hace algunos años estuvo preso bajo sospecha de haber cometido estafas por medio de la modalidad conocida como el cuento del nieto.

(Visited 456 times, 1 visits today)
Close