Written by 15:30 Policiales

Se cumple una década de la condena del asesino serial misionero, Raúl Menocchio

La primera sentencia fue por el homicidio del productor de cine Claudio Nozzi. Mató y estafó en Corrientes, Chaco y Paraguay. Es conocido como el hombre de las mil caras.

En Misiones nació y vivió uno de los asesinos en serie más sádico de Argentina. Se presentaba como empresario, fue apostador, muy inteligente y muy frío a la hora de actuar. Se trata de Luis Raúl Menocchio, conocido como “El Gusano” y “El Hombre de las Mil Caras”.

En 2012, Menocchio fue sentenciado a cadena perpetua por el homicidio de Claudio Nozzi, productor de la señal HBO, con quien tenía un ambicioso proyecto cinematográfico. En 2013, fue sentenciado a otra cadena perpetua por el asesinato de Manuel Rosseo y su cuñada, Noelia Bartolomé. El hecho había ocurrido el 13 de enero de 2011 en Chaco.

Estos fueron sus últimos actos de malicia. Antes, fue investigado en Paraguay por el doble asesinato del dueño de un bar y de una joven empleada. También había sido acusado de numerosos casos de corrupción, malversación de bienes y otros delitos. Además, es sospechoso del asesinato de un empresario maderero en Eldorado.

Se lo conoce como “El Hombre de las Mil Caras” por sus cambios de apariencia, en varias ocasiones, y de actividades comerciales. El Gusano Menocchio fue, en su adultez, un hombre turbio, rodeado siempre de un velo oscuro y envuelto en negocios con narcotraficantes. Quienes lo conocieron aseguran que a diario estaba acompañado por prostitutas, consumía alcohol y drogas, era adicto a la cocaína.

Si bien siempre fue fanático del derroche y los lujos. Los asesinatos que cometió fueron fríamente planeados, ejecutados sin remordimiento y ocultos como pudo. Sin estremecimientos, llegó en su último crimen a torturar a Manuel Roseo y a su cuñada Noelia Bartolomé.

Luis Raúl Menocchio nació en 1962 en Posadas, en el seno de una familia acaudalada. Llegaron a Misiones en 1920 y fundaron una empresa yerbatera que comenzó la gran fortuna con la que contaban. Tenían todo tipo de lujos y seguían la tendencia de la última moda. En ese entorno se crio Luis Raúl Menocchio, quien tenía aptitudes para las relaciones interpersonales.

A medida que transitaba su juventud, se hizo cada vez más evidente que los únicos intereses que tenía eran la fiesta y el dinero. Cuando su padre se vio envuelto en un escándalo con su negocio, la familia entera decidió mudarse a Paraguay. A través de sus habilidades, Raúl Menocchio se hizo un nombre en la industria mediática del país guaraní. Allí siguió rodeado de lujo, fiestas y derroches. Se estima que en esta etapa comenzó su adicción a las sustancias. 

Macabros asesinatos

El 27 de agosto de 2004 fueron hallados dentro de unos barriles, de 200 litros sellados con cemento, los cuerpos de Eduardo Maciel y Graciela Méndez. La justicia paraguaya lo buscó en su casa, pero Menocchio ya había huido. Se cree que el motivo del asesinato fue una deuda que el misionero tenía con el dueño del bar, luego de perder una partida de póker. 

El siguiente crimen sucedió tan solo unos meses después, cuando asesinó al productor cinematográfico Claudio Nozzi para quedarse con su dinero y el yate. Menocchio fue detenido en esa embarcación, donde se descubrió el cadáver atado a un ancla encallado en un banco de arena. En ese momento utilizaba el nombre de Hugo Jara. También quedaron detenidos los demás tripulantes del barco.

Menocchio no solo había cambiado su nombre, sino que se había hecho cirugías estéticas para tener una apariencia distinta. También se había borrado las huellas dactilares con ácido. A pesar de toda la evidencia en su contra, el Gusano Menocchio no fue imputado por este asesinato. Recién se lo condenó tras el homicidio del chaqueño y su cuñada. La justicia lo halló culpable de ambos asesinatos.

El asesinato Juan Rotharmel (53) en Misiones apunta a Luis Raúl Menocchio como el autor material, aunque jamás se le atribuyó, ni se encontraron pruebas contundentes para condenarlo. El empresario fue asesinado el 19 de noviembre de 2002, cuando se encontraba conversando con un empleado en una de las oficinas de su funeraria situada en la calle Cristhiansen, del kilómetro 9.

Con dos cadenas perpetuas en su espalda, “el hombre de las mil caras” terminará sus días en prisión. Mató y estafó en Corrientes, Chaco y Paraguay. Actualmente cumple condena en una cárcel patagónica.

S.DL

(Visited 780 times, 1 visits today)
Close