Secciones

Written by 11:39 Policiales

Sumarán una testigo clave para el juicio por el femicidio de Marina Silva

En la quinta jornada llevada a cabo en el Tribunal Penal 2, el fiscal Glinka pidío incorporar el testimonio de una mujer que no estaba en el expediente. Es por el crimen de la joven de 19 años hallada en un pozo de agua del barrio Nemesio Parma, el 31 de diciembre de 2013.

Con la declaración de siete nuevos testigos, en el Tribunal Penal 2 de Posadas, hoy continuó el juicio por el femicidio de María Da Silva, ocurrido a fines de 2013 en Nemesio Parma. Por este caso hay tres imputados en el banquillo: Franco Ramos, Alejandro Da Silva y Ángel Portal.

En esta ocasión, entre los testigos que pasaron a dar su versión, sobresalieron los relatos del entonces dueño de la olería donde trabajaban los imputados y el del “amigo” de Ramírez.

Siete testigos pasaron por el TP-2 durante la quinta jornada de juicio

Justamente de la declaración y aporte de este último, surgió la incorporación de quien en aquel momento era su novia y aparentemente tenía un vínculo de amistad con la víctima. Se presume que puede aportar algo más sobre cómo fueron esos últimos días de Marina, en su convivencia con su pareja y quien hoy es el principal sospechoso, Franco Ramírez.

Este testigo en cuestión dejó entrever que la relación de la pareja no daba los mejores indicios y contó algo anormal que notó una noche antes de la desaparición de Marina. “Fuimos con mi novia hasta la casa en la que ellos vivían y vimos por un rendija, casi espiando, que ellos dormían en camas separadas”, declaró Luis.

Ante la pregunta del fiscal sobre cómo hizo para ver esa situación, el testigo aclaró “siempre cuando pasábamos por la casa y no nos atendían mirábamos por un agujero del machimbre si es que ya estaban durmiendo”. Para cotejar esta versión y otras aristas de la causa, es fundamental la comparecencia de la ex pareja de Luis.

También aportó con su relato Humberto C., quien empleaba a los tres imputados en su olería y en favor de Franco Ramírez recordó que ese sábado 21 de diciembre fue a trabajar como lo hacía normalmente. Sin embargo, la fiscalía le planteó que esas horas trabajadas curiosamente no constan en la planilla en la que habitualmente Humberto dejaba sentado el trabajo de sus oleros. En definitiva, excepto por el relato del patrón, nadie más puede asegurar que el sábado que desapareció Marina, Franco fue a trabajar.

Se acerca la etapa definitiva del juicio que es llevado adelante por el Tribunal Penal Nro 2 integrado por los Dres. César Yaya, Gregorio Busse y Viviana Cuckla, esta última como miembro subrogante y el Dr. Vladimir Glinka como fiscal

(Visited 285 times, 1 visits today)
Close