Written by 10:12 Política

Espectadores y protagonistas

Juan Carlos Argüello (*)

No me crucés más por la tele porque la próxima te rompo la cara. Te lo aviso directamente, conmigo no se jode”. La amenaza brutal de Patricia Bullrich a un funcionario de Horacio Rodríguez Larreta la pinta de cuerpo entero.

La Piba tiene ADN autoritario desde sus épocas de militancia en Montoneros. Lo utilizó sin ambages para aplicar el recorte del 13 por ciento durante el gobierno de la alianza o cuando vestía ropa camuflada en la gestión Cambiemos. La más dura entre los halcones del PRO busca imponer condiciones en la interna de Cambiemos para captar al electorado antik que se corre a la derecha seducido por las promesas seductoras de Javier Milei. No disimula cómo sería una presidencia bajo su mando. La diatriba también exhibe impúdica los egoísmos de una oposición ensimismada en asegurar sus lugares de continuidad, antes que enfocada en encontrar soluciones para los problemas del país, muchos de ellos generados durante su paso por la gestión, como la enorme deuda externa que condiciona el futuro por varias generaciones.

“Es absolutamente cierto que el presidente Macri logró un acceso excepcional de la mano del presidente Donald Trump”, admitió el economista Carlos Melconian sobre el el préstamo más grande de la historia del FMI. Recordó que Macri le dijo: “Me están dando la plata para ganar la elección”. 

Macri recibió un crédito de 57 mil millones de dólares de parte del Fondo Monetario Internacional, del que finalmente se hicieron efectivos 45 mil millones.

El ahora presidente de la Fundación Mediterránea confesó que con la generosidad de Trump vino aparejado un plan de condiciones, de la mano del el entonces número dos del FMI, David Lipton quien tomó las riendas del acuerdo. “Me consultaba: ¿qué opinas del acuerdo?”, recordó Melconian sobre lo que le dijo Macri y señaló que él le anticipó que perdía la elección de 2019. En ese momento el economista agregó que el líder del PRO le dijo: “Pero si me están dando la plata para ganar la elección”. 

Según el relato de Melconian, Macri le ofreció en ese momento tomar el ministerio de Economía y él lo rechazó porque “un presidente y un ministro, con Lipton al lado, toman mate”. “¿Qué voy a hacer si el programa lo hacen ellos?”, dijo el economista que fue su respuesta. Pasó lo que advertía Melconian: Macri perdió las elecciones. Argentina quedó endeudada por cien años para darle alguna oportunidad electoral. El futuro de la Argentina jugado a la ambición personal, cuyo regreso se dirime entre el propio Macri, Rodríguez Larreta, Bullrich y los radicales que quieren aventurarse a encabezar una fórmula apostando a que la sociedad ya haya perdonado la huida en helicóptero de Fernando De la Rúa. ¿Si tienen el remedio para todos los males, por qué no lo usaron cuando estuvieron en el poder? 

Muchos de los males de la herencia de Cambiemos están presentes durante la gestión de Alberto Fernández. La inflación sigue siendo el principal problema para millones de argentinos que hacen malabares esperando algún acierto para contener las subas. Los indicadores de recuperación económica no alcanzan para mejorar el humor social cuya temperatura aumenta al mismo ritmo que los precios. 

Sin embargo, “la gestión” mira para otro lado. Cristina Fernández se queja por twitter del aumento de la medicina prepaga, como si fuera una espectadora y no una protagonista del Gobierno que gestó. “Resulta francamente inaceptable este nuevo aumento”, retó. Éste y los tantos otros, cabría agregar. Ésta vez el aumento autorizado a las prepagas fue de 13,8%, para alcanzar 114% interanual, bastante por encima de la inflación ya asfixiante. 

El reto de la vice obligó al ministro de Economía, Sergio Massa a anunciar la evaluación de “un mecanismo de financiamiento para las empresas de medicina prepaga, que deben encuadrarse en un nuevo modelo de salud”. ¿Hace falta un reto para tomar decisiones? ¿Se quejará también la Vicepresidenta por el nuevo aumento de los combustibles? Es paradójico que se ataque a la inflación con aumentos en los combustibles. Es echar nafta al fuego. Literalmente. Aumentar los costos del transporte arrastra toda una cadena de subas para cubrirse las espaldas. Así no habrá congelamiento de precios que valgan. 

Pasan los años, pasan los gobiernos y la lógica sigue siendo la misma: cuidar el bolsillo del Amba y el resto… vamos viendo. Pasa con la nafta, pasa con la yerba. 

El incremento promedio según YPF fue del 6 por ciento, pero en Misiones el aumento fue superior. La nafta Infinia en la capital misionera cuesta ahora 210,20 pesos, con una suba del 6,97 por ciento en comparación con octubre. La súper ahora cuesta 171,10 pesos, con un incremento del 7 por ciento. Pero la suba más drástica se evidenció en la Infinia Diesel, que ahora cuesta 258,20 pesos, 9,5 por ciento más que hace un mes. La diferencia se amplía en otras ciudades de Misiones. En Puerto Iguazú la nafta súper cotiza 173,80, mientras que la Infinia aumentó a 213,20, 33,80 pesos más cara que en Buenos Aires. En el caso de Shell, los precios son aún más elevados: la V-Power Diesel cotiza a 278,50, mientras que la nafta V-Power subió a 219,40 pesos.

La brecha entre Misiones y Capital Federal se ensanchó aún más con el “ajuste” de YPF. En la ciudad gobernada por Horacio Rodríguez Larreta, la nafta súper cuesta 146,50 pesos, 16,79 por ciento más barata que en Posadas. La Infinia está en Buenos Aires 179,40 pesos, 17,17 por ciento más barata que en la capital misionera. El diesel Infinia cuesta en Buenos Aires 210,40 pesos, mientras que en Posadas cuesta 22,72 por ciento más, una diferencia de 47,80 pesos por litro. 

¿Habrá algún reto por el nuevo sacudón al bolsillo? El Gobierno no parece darse por enterado del impacto de sus propias decisiones. El Presidente ha estado más ocupado estos días en festejar a Lula.

Esas asimetrías internas son eternas. Y no se corrigen según pasan los “modelos”. Por eso resulta vital la ingeniería misionera para consolidar el desarrollo interno que muestra indicadores envidiables en los últimos años. Récord de empleo, récord de consumo, récord de actividad económica. El Presupuesto 2023, que está listo para ser aprobado en el Senado, puede traer consigo una herramienta para hacer que los pilares sean aún más sólidos; la Zona Aduanera Especial. 

Con esa declaración, todo lo que ingrese a la provincia, será libre de impuestos nacionales, lo mismo que lo que se comercialice dentro. Esto deberá reducir los precios en por lo menos 25 por ciento, con la baja de IVA, Ganancias e impuestos internos. Cuando una empresa venda de Misiones al territorio general, lo hará sin impuestos y las que exporten, tendrán un régimen cambiario diferente, sin restricciones. Eso resolvería la tensión del comercio fronterizo -Paraguay aplica una rebaja de impuestos desde este mes y Brasil expande sus lojas free-, ayudará al comercio local, potenciará exportaciones y bajará los precios para los consumidores misioneros. Después de la ratificación del Senado, habrá que esperar que el Presidente esta vez no mire para otro lado. Misiones ya demostró que con las condiciones correctas, su economía es potencia. 

(*) Periodista. Conductor de Canal 12.

(Visited 60 times, 1 visits today)
Close