Secciones

Written by 16:35 Sociedad

Chiquitita: cómo uno de los grandes éxitos de Abba financia la educación de las niñas en Centroamérica

Los derechos fueron vendidos a Unicef. El compositor recordó que anhelaban que la canción fuera un éxito. Nunca pensaron que sería tan duradero y generara tanto dinero.

Muchos seguidores acérrimos de Abba no lo saben. Su gran éxito de 1979 “Chiquitita” nunca ha reportado un centavo al supergrupo sueco, aunque ha vendido millones de discos durante más de cuatro décadas. Es que “le dimos los derechos de autor a Unicef”, dijo a la BBC su compositor y miembro fundador de Abba, Bjorn Ulvaeus.

“Esto ha hecho que a lo largo de los años llegue mucho dinero porque ‘Chiquitita’ ha sonado, se ha tocado muchas veces, y se han vendido muchos discos. Así que estoy muy feliz por eso”, comentó.

Escrita para el Año del Niño de Unicef, Chiquitita también fue la primera canción que Abba grabó en español. Así se convirtió en un gran éxito en América Latina.

El grupo ABBA al completo en un escenario cantando.

Desde el principio, Bjorn Ulvaeus dice que la banda tenía claro para qué querían que se usaran las regalías. “Creo que lo más urgente que se puede hacer en este mundo es empoderar a las mujeres jóvenes y las niñas. Eso cambiaría nuestro mundo”, afirmó.

Consideró que “es muy triste que haya culturas y religiones en todo el mundo que simplemente no les dan a las niñas las mismas oportunidades. Entonces, desde el principio le dijimos a Unicef, ahí es donde queremos que vaya nuestro dinero”.

El proyecto

En un salón lleno de eco en el pueblo de La Tinta en Alta Verapaz, la región más pobre de Guatemala, un grupo de niñas indígenas interpretaron su propia versión de Chiquitita, traducida a su lengua nativa maya, Q’eqchi‘.

Las niñas en edad de primaria asisten a talleres de salud y autoestima de la Asociación de Amigos del Desarrollo y la Paz (ADP), una de las ONG más antiguas de Guatemala, financiados con los fondos de la canción de Abba.

Las ganancias de “Chiquitita” van a Unicef, que usan el dinero para pagar la educación en salud en escuelas como esta en Guatemala.

En la nación centroamericana, hay una falta crónica de educación en salud sexual, especialmente en las comunidades indígenas empobrecidas. El año pasado, 346 niñas de 14 años e incluso menores tuvieron bebés en Alta Verapaz.

Muchas otras menores de 16 años también tenían hijos. Una de ellas era Emma, aunque ese no es su verdadero nombre. Mientras acuna a su bebé de seis meses, Emma practica ejercicios de respiración con uno de los psicólogos de ADP.

Víctima de abuso doméstico y violación, ha recibido apoyo en prevención de violencia y autonomía corporal del ADP, así como ayuda para la lactancia.

El ADP brinda consejería y educación en salud sexual.

Hablando conmigo en q’eqchi a través de un traductor, Emma me cuenta que la terapia familiar que recibió junto a sus padres y el apoyo emocional la han ayudado a sobrellevar un comienzo violento y forzado de la maternidad.

“He aprendido mucho sobre el control emocional”, explicó. “Me siento más fuerte y más segura de mí misma. Y estoy aprendiendo a cuidar a mi bebé”, relaró, con el rostro del niño cubierto por el chal de su madre.

La historia de Emma es común en Alta Verapaz. Tan común, de hecho, que su hermana menor también es madre adolescente por abuso sexual.

Para Leslie Pau Soto el machismo es causa de muchos males.

“El machismo está entretejido en la cultura maya”, dijo Leslie Pau Soto, una de las psicólogas infantiles de la ADP.

“Aquí se produce cardamomo, café, cacao, maíz y frijol, y se valora mucho la fuerza física de los hombres mientras que las mujeres son minimizadas y restringidas al hogar”.

Sumisión a los hombres

Por lo general, a las mujeres no se les permite estudiar, contó Soto. Aquellas mujeres que lo intentan son estigmatizadas. Las mujeres están “siempre controladas y obedecen a lo que los hombres quieren“, agregó, hasta que los hombres logran el dominio total sobre ellas.

La administración del presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, ha sido acusada por sus críticos de fallar a las víctimas de violencia doméstica y violación. La impunidad es generalizada: solo uno o dos casos de cada cien dan como resultado que el perpetrador sea procesado o sentenciado con éxito.

En Alta Verapaz, el estado ha designado un solo psicólogo de atención a víctimas para una población de varios cientos de miles de personas. Su nombre es Annie Juárez.

Alta Verapaz es la región más pobre de Guatemala.

“Tenemos deficiencias constantes”, comentó, en su vieja oficina en La Tinta. Insistió en que hacían lo que podían con recursos limitados y habló de una página web del gobierno en la que las víctimas pueden denunciar el abuso.

Sin embargo, en las regiones montañosas de Guatemala, a menudo no hay cobertura de internet y muchas familias no tienen conocimientos de informática. Por eso, la ADP ha construido espacios de información pública en q’eqchi’ y otros idiomas mayas para la radio local.

También envían equipos de trabajadores sociales a las comunidades más remotas para ofrecer apoyo a los niños abusados y a sus familias. En la comunidad de Salac Uno, han estado trabajando con Marta (no es su nombre real), una niña de ocho años que fue abusada sexualmente por un niño mayor.

Algunas familias rechazan el enfoque de la organización, especialmente cuando el agresor vive dentro de la casa. Sin embargo, la madre de Marta, doña Lidia, es maestra y agradeció el apoyo luego de que la escuela de la niña identificara el abuso.

“Los hombres nos han tratado tan mal. Pero las cosas están cambiando”, dijo. “Tienen que respetarnos. Sabemos que también tenemos derechos”.

Doña Lidia con una camiseta de color verde.
Pie de foto,Doña Lidia dice que los hombres están empezando a respetar los derechos de las mujeres.

En los 43 años transcurridos desde su lanzamiento, las regalías de “Chiquitita” se han utilizado para abordar algunos de los problemas más complejos que afectan a Centroamérica.

Desde la pobreza extrema y una cultura generacional de machismo hasta la violencia doméstica y la violación. Incluso el abuso del alcohol entre las comunidades indígenas marginadas.

En el camino, también ha beneficiado a innumerables “chiquititas”, como Marta y Emma, con un apoyo significativo en su lengua materna. Antes de viajar a Guatemala, le pregunté a Bjorn Ulvaeus si esperaba que la canción tuviera un legado tan perdurable cuando la escribió.

“¡Nunca pensamos en la longevidad!”, rió. Después, recordó: “Pensamos ‘Bueno, ¡espero que sea un éxito y se reproduzca mucho!’.

“Ni en mis sueños más locos podría haber esperado que el éxito fuera tan duradero y generara tanto dinero”, reconoció. El artista aseguró que “es el mejor legado que cualquiera podría dejar”.

Fuente: BBC

(Visited 41 times, 1 visits today)
Close