Written by 11:45 Sociedad

¿Los atentados ecologistas contra obras de arte son la vía correcta para reclamar? El análisis de referentes misioneros

Numerosos casos de vandalismo contra importantes obras: desde Picasso hasta Van Gogh. Reclamos hacia políticas gubernamentales. ¿Estrategias pocos factibles o con repercusiones deseadas? Reflexionan el Ministro de Cambio Climático Gervasio Malagrida, el artista Bernardo Neumann y la activista Azul Nieto.

Desde hace varias semanas, activistas del ambiente ocuparon la agenda mediática a causa de sus múltiples ataques contra obras de arte de grandes artistas. ¿El fin? Visibilizar la problemática del cambio climático, denunciar y exigir a los gobiernos que actúen al respecto. 

La lista de obras atacadas es larga, y con el correr de los días se hace cada vez más grande. Los ecologistas logran instalar un tema, una pregunta o un mensaje, pero en la mayoría de los casos todo gira en torno a un “atentado”. Las pinturas, para la tranquilidad de sus admiradores, se encuentran en buen estado gracias a los cristales de protección.

Misiones parece alejada de esa realidad, pero la provincia cuenta con distintos referentes vinculados tanto al arte como al activismo; por lo que se vuelve más sencillo comprender cuál es el trasfondo de este tipo de actos.

Postura pacifista de los misioneros

Gervasio Malagrida, ministro de Cambio Climático de Misiones, manifestó a Canal 12 que la vandalización de obras de arte, más que visibilizar la temática del cambio climático, “aleja a los sectores de la sociedad que aún no están en sintonía con esta problemática global”.

Según el funcionario, un acto vandálico a una obra de este tipo “está más cerca de parecerse a tantos movimiento históricos que mostraron su violencia e intolerancia, que a lograr una revolución verde o climática. Separar la basura es más revolucionario que violentar a Van Gogh”.

Separar la basura es más revolucionario
que violentar a Van Gogh

Gervasio malagrida – ministro de cambio climático

Azul Nieto, presidenta del Foro de Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Provincia, rechazó la forma de protesta que los activistas decidieron llevar a cabo. “Entiendo que los activistas encontraron esta forma de llamar la atención y dar su mensaje, pero creo que no es la manera de hacerlo. Lo único que logran es dejar mal parados a los activistas y no suman a la causa, sino que restan”.

Además, aseguró que este tipo de acciones “no van a llevar a que un dirigente tome decisiones políticas al respecto”, sino que solamente “se engloban en noticias que exponen a los activistas climáticos vandalizando una obra de arte”. Agregó que “si ellos se sentasen en una plaza, o si hiciesen una marcha como comúnmente lo hacen, lograrían una mayor repercusión a nivel nacional y también internacional”.

Lo único que logran es dejar mal parados a los activistas y no suman a la causa, sino que restan

azul nieto – ambientalista y ptda. foro ods

Por otra parte, Bernardo Neumann, reconocido artista plástico de la provincia, en sintonía con las voces anteriores expresó su postura de total y absoluto rechazo a los acontecimientos ocurridos. “No se trata de que ellos se hallen de completa paz y amor, sino que es necesario utilizar otros caminos. Quizás acá en Misiones no vemos la importancia o la trascendencia de la lucha que están llevando adelante esa gente; pero jamás se justifica una agresión de cualquier tipo”.

El pintor misionero compartió su preocupación sobre cómo los ecologistas pueden ingresar a los espacios de exhibición con sus productos sin ser percatados por la seguridad del lugar. “El atentar contra una obra de arte es atentar contra un patrimonio histórico de la humanidad, ya que ellas son únicas e irrepetibles, producidas en un momento muy especial de cada uno de los artistas. Todos los que amamos el arte disfrutamos de la creación que el artista hizo con tanto esmero y cariño, y es un legado que debería permanecer intacto durante generaciones”.

Atentar contra una obra de arte es atentar contra un patrimonio histórico de la humanidad, ya que ellas son únicas e irrepetibles

BERNARDO NEUMANN – ARTISTA

Atentados contra cinco pinturas de artistas de renombre

El pasado julio del corriente año, ambientalistas de Just Stop Oil intervinieron una copia de La última cena de Leonardo da Vinci en la Real Academia de las Artes en Londres. Los activistas pegaron al marco de la obra y pintaron con spray debajo de la misma.

El pasado 9 de octubre, dos integrantes del grupo Extinction Rebellion protestaron en una muestra de Pablo Picasso, pegándose a la obra Masacre en Corea, cuadro expuesto en un museo de Melbourne, Australia. Los activistas desplegaron a sus pies una pancarta que decía: “Caos climático = guerra + hambruna”.

A mediados de ese mes, Los girasoles de Vincent van Gogh también fue vandalizado. En señal de protesta contra el gobierno británico, nuevamente dos miembros del grupo Just Stop Oil arrojaron sopa sobre la famosa obra exhibida en The National Gallery de Londres. Tras lanzar la sopa sobre el cuadro, las manifestantes se pegaron con cola a la pared de la pinacoteca.

Días después, ocurrió otro ataque a Los almiares, la obra más cara jamás vendida de Claude Monet. Allí, activistas climáticos lanzaron puré de papas contra el cuadro expuesto en el museo alemán. “¿Qué vale más, el arte o la vida?”, fue la pregunta que quiso instalar el grupo ecologista “Última generación”. En un comunicado, señalaron: “Cada vez más personas se niegan a aceptar en silencio la progresiva destrucción y puesta en peligro de la vida humana en nuestro planeta”.

Finalmente, el 27 de octubre, dos hombres atentaron contra La joven de la perla, una de las obras maestras del pintor neerlandés Johannes Vermeer. Uno de ellos apoyó su cabeza sobre el cuadro y lo rayó con un marcador. Luego el otro se acercó a la obra y le arrojó salsa. Ambos en la remera llevaban escrito el nombre del ya nombrado grupo ecológico Just Stop Oil.

Isaías Esquenazi

(Visited 137 times, 3 visits today)
Close