Written by 17:04 Salud, Sociedad

Reconocido gerontólogo destacó las políticas misioneras de cuidado del adulto mayor

Se trata de Ricardo Iacub.Consideró importante ejecutar programas pre-jubilatorios y abrir paso a la sexualidad en la adultez. Desde el IPS destacaron la creación de espacios de recreación para aumentar la esperanza de vida.

“Misiones es una provincia que a lo largo de su historia ha tenido un gran dinamismo en políticas sociales destinadas al adulto mayor, mucho más que sus vecinas provincias”, destacó Ricardo Iacub, especialista en Gerontología, quien visitó Posadas para brindar una masterclass en la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Misiones (UNaM).

En la charla, que tuvo como eje las nuevas configuraciones gerontológicas en la etapa jubilatoria, planteó que son necesarias herramientas que fortalezcan el proceso de jubilación para que la gente pueda acceder a algún programa de formación y así llegar de la mejor manera a esa etapa. En ese contexto insistió en que Misiones trabaja muy bien para contener a los adultos mayores.

Iacub insistió con la importancia de acercarles programas recreativos e impulsar políticas educativas para que estudien. Entiende que, de esta manera, se disminuye el prejuicio y la discriminación que hacen al “viejismo”, al otorgarles mayor calidad en los servicios y contribuciones sociales.

Las autoridades de la UNaM, FHyCS, el titular del IPS y el Dr. Iacub.

Sexualidad

El especialista también consideró que es importante hablar sobre la sexualidad del adulto mayor, porque a menudo surgen prejuicios al respecto. Explicó que las personas mayores, al haberse educado en contextos más rígidos, aún mantienen algunas ideas sobre la sexualidad que son limitadas a una temporalidad, por ejemplo la procreación. Entonces, “al llegar a un determinado momento, se encuentran con sensaciones que no corresponden con lo que piensan”, observó. Para Iacub, es positivo, saludable y benéfico mantener una vida sexual activa

“Después de la pandemia hubo un resurgimiento de la voluntad de vivir. Creo que la sexualidad vuelve a aparecer como un tema de interés y de preocupación, en el sentido de hacer algo para que la gente se anime a transitar su cuerpo con más seguridad. No solo la sociedad es prejuiciosa sino que también lo son los adultos mayores”, señaló Iacub.

Derechos para las personas mayores

Dentro de nuestra Constitución también entra la Convención Interamericana de Derechos Humanos para las Personas Mayores, que significa que hay un montón de derechos que se incluyen específicamente para los mayores, como atender las violencias estructurales, del Estado y de las instituciones”, aseveró el gerontólogo.

También expuso que los adultos mayores sufren de violencia familiar, cuando no se toma en cuenta su consentimiento ni voluntad económica, hacen uso de sus haberes jubilatorios, propiedades a su nombre y fraudes que usualmente se dan de forma telefónica. Sucede lo mismo con la violencia física. 

“Hay muchas reivindicaciones que se establecen en esta convención, donde pone como eje un conjunto de derechos que antes estaban funcionando en términos de buena voluntad”, aseguró.

¿Cuándo hablamos de adultos mayores?

Según los organismos internacionales, en los países en vías de desarrollo son personas mayores aquellas mayores de 60 años, mientras que en los países desarrollados comienzan desde los 65 o más.

Argentina está entre los países más envejecidos de América Latina. Según Ricardo Iacub, esto se traduce en buenas políticas sanitarias y de jubilación que llevaron a que la gente viva por más tiempo. La expectativa de vida siempre está relacionada con la escasez de condiciones económicas: “Si hay algo que nos roba la pobreza, son los años de vida”.

La Convención establece que la edad base a partir de la cual una persona debe ser considerada mayor no puede ser mayor a los 65, sin embargo hasta los 80 años de edad se extiende el lapso de “mayor empuje” ya que a partir de este período comienzan a manifestarse signos físicos que se denomina etapa de mayor fragilidad, caracterizada por una mayor posibilidad de enfermarse.

Es en este punto donde surge la propuesta de brindarles una mejor vida en términos de salud, comprimiendo la etapa de mayor fragilidad, impulsando políticas educativas para que continúen estudiando, disminuyendo el conjunto de prejuicios y discriminaciones que hacen al “viejismo”, dándoles mayor calidad en los servicios y contribuciones sociales, además de establecer espacios para la distracción y el entretenimiento.

El acompañamiento desde el Instituto de Previsión Social 

Lisandro Benmaor, presidente del IPS Misiones, participó del encuentro en el edificio Juan Figueredo de la Facultad de Humanidades y reafirmó las palabras del especialista. Destacó que este tipo de actividades fortalecen y brindan un gran apoyo al sistema sanitario provincial desde el ámbito educativo.

Esto fortalece desde la educación y con la ayuda de expertos en la temática, como es el caso del Dr. Iacub. Cuando fui ministro de Desarrollo Social lo hemos invitado en diferentes oportunidades para distintas actividades, buscando capacitar y aportar un granito de arena en cada uno de nosotros para así posibilitar el bienestar de nuestros adultos mayores”, manifestó.

Resaltó la creación de lazos, redes y vínculos en la etapa de la adultez para mejorar de forma categórica la calidad de vida, aumentando la esperanza de vida hasta en un 30%. Es que de esta manera tienen la oportunidad de continuar generando proyectos a largo plazo que aporten entusiasmo a su día a día, teniendo en cuenta el tiempo libre con el que cuentan tras la jubilación.

(Visited 68 times, 1 visits today)
Close