Written by 13:42 Sociedad

San Vicente | “Cuando rezaban, las niñas cerraban sus ojos y el pastor las abusaba”, detalló una víctima de Runge

Es uno de los testimonios de las víctimas del pastor evangélico Baldomiro Runge (56). Era administrador de un hogar de San Vicente, dirigido por la iglesia que él presidía. Estuvo prófugo varios años hasta que lo detuvieron. Una testigo se quebró ante los jueces y admitió que también fue abusada por él, lo que daría inicio a otra causa.

En noviembre de 2004, cuando un funcionario de la Defensoría de Menores de Misiones que era el encargado de observar y realizar controles en los hogares de niños, llegó al lugar administrado por Baldomiro Runge, pastor de una iglesia evangélica en San Vicente.

Una de las menores alojadas en la institución, que en ese momento tenía 13 años, se quebró y le contó que era abusada sexualmente por el pastor.

El funcionario radicó una denuncia en la fiscalía de la localidad y en un primer accionar, comenzaron a investigar si habían más víctimas. Pudieron constatar que otra niña, menor que la primera, también había sido abusada.

A través de las pericias en Cámara Gesell, pudieron confirmar los relatos de las menores y esto motivó el pedido de detención al pastor, que tenía en ese momento 38 años.

Al darse cuenta del agravamiento de la situación procesal que pesaba en su contra, Runge desapareció y estuvo prófugo por más de una década.

Después de 15 años sin saber sobre su paradero, fue detenido en 2019 cuando lo hallaron al frente de otra iglesia en la localidad de 25 de Mayo.

La condena de Runge

El veredicto de los jueces del Tribunal Penal Uno de Oberá, Francisco Aguirre, Miguel Moreira y Jorge Villalba (los últimos subrogantes), fue consecuente con el requerimiento de la fiscal Estela Salguero, quien también pidió que se remita al juzgado de Instrucción la declaración de una testigo que admitió en la sala haber sido abusada sexualmente por el condenado, pero que jamás lo había revelado porque la amenazó.

Los defensores del declarado abusador, Sebastián González y Vicente Halfonso, solicitaron la absolución por carencia de elementos de pruebas e inmediata libertad del predicador, lo que finalmente no sucedió.

En algunos tramos de la audiencia Runge estuvo acompañado por sus dos hijos y escuchó cabizbajo el fallo condenatorio. Eligió no hacer comentarios y no opuso resistencia al momento de ser trasladado hasta la unidad del Servicio Penitenciario Provincial (SPP) que lo llevó nuevamente a la Unidad Penal de Puerto Rico, donde cumplirá condena. 

Llegó al banquillo de los acusados debido al testimonio de una víctima, que fue detallado por la doctora Salguero, fiscal que investigó en la causa “tenía dos años cuando la mamá la dejó en el hogar de menores, ella se crió en ese lugar, tanto que llamaba mami y papi a los administradores”, y detalló que “el abuso fue 13 años”.

Una noche Runge la llevó a la casa donde vivía con su familia porque la esposa estaba enferma y pese a su corta edad, ella debía cuidar a los hijos de la pareja. En función de la confianza y cariño que les tenía dejó la puerta recostada cuando se acostó a dormir, pero esa noche aprovechó para violarla“, lamentó la fiscal.

“Nunca tuvo a quien contarle porque no tenía a nadie, pero además él las amenazaba y tenían que seguir en el hogar porque no sabían dónde ir”, expresó la fiscal, ponderando en ese tramo el testimonios de otras dos menores (ahora adultas), que en el expediente de la causa dijeron haber sufrido manoseos y acciones obscenas en manos del pastor.

Una de las víctimas, reveló: “Cuando orábamos, nos hacía cerrar los ojos. Entonces, quien estaba al lado no veía cuando nos manoseaba”.

Anunciado el veredicto, el acusado fue trasladado por un móvil del Servicio Penitenciario Provincial (SPP) hacia la UP VII de Puerto Rico, donde cumplirá su pena.

LF

(Visited 571 times, 1 visits today)
Close