Written by 12:22 aaa Módulo G, Locales, Salud, Sociedad

Yo tuve poliomielitis: La historia de Jorge, “un apasionado por la vida” que aconseja vacunarse

Tras una infancia difícil, superó la enfermedad de la mano de su familia. Hoy celebra cada segundo en este plano, rodeado de la gente que quiere y las actividades que lo entusiasman. La cocina y la radio le dan un sentido a su vida. Hasta el 13 de noviembre está vigente la campaña de vacunación de la triple viral y contra la polio. 

Jorge Korol es un posadeño de 68 años, hermano de seis, abuelo de dos nietos, trabajador incansable y amante del chamamé. Disfruta de sus días junto a su familia y seres queridos. Ahora se prepara para reencontrarse con amigos que lo esperan en Alvear (Corrientes), para disfrutar juntos de la música y una rica comida.

Con alegría y orgullo relata los detalles de su extenso período como comerciante, actividad en la que se desempeñó en varios rubros. Tanto es así que, al reunirse en la mesa, su hija menor le expresa que es más fácil conocer sobre su vida si se menciona lo que aún no hizo.

El agradecimiento y el amor se celebran en su hogar todos los días. Es que cuando era pequeño, allá por 1956, con tan solo tres años de edad comenzó a manifestar en su frágil cuerpo los primeros síntomas de una grave enfermedad, para la que todavía no existía un tratamiento en Argentina.

Empezó con fiebre, que fue en aumento con el paso de los días. Según el relato de sus hermanas, estuvo internado entre 50 y 60 días para que lo estabilizaran y mantuvieran controlado. Sin embargo, seguían sin saber la causa de su preocupante estado de salud.

La situación empeoró tanto que Jorge fue aislado. Este recuerdo regresó a su mente durante los tiempos de la pandemia por COVID-19. Después, la familia recibió el diagnóstico: poliomielitis. En Argentina hubo varias epidemias de polio a lo largo del Siglo XX: en 1936, en 1942, en 1943, en 1953 y en 1956, estas últimas dos con tasas de incidencia de 14 por 100 mil y 33 por 100 mil, respectivamente.

La cocina, otra de las actividades preferidas de Jorge.

La enfermedad le dejó a Jorge Korol secuelas que afectan, hasta hoy, uno de sus brazos y una de sus piernas. Los médicos le habían anticipado a la familia que se trataba de una enfermedad con severas consecuencias. No obstante, esas molestias no representan una dificultad a la hora de realizar sus actividades. Aseguró que el trabajo es uno de los grandes motores de su espíritu de voluntad.

Gracias al diagnóstico, los profesionales de la salud delinearon estrategias para el tratamiento de recuperación. Le recomendaron el uso de prótesis ortopédicas el mayor tiempo posible y dormir en una cama especial que le había fabricado su familia para estar cómodo.

Me ponían unas botas largas como prótesis, que me ponía y me sacaba. Me las enganchaba a la altura de las rodillas y las usaba en ambas piernas, pese a que solo tenía comprometida una. Seguramente lo hacían para equilibrar y que la curación se realice de forma pareja. Para el brazo me ponían una especie de corset”, relató Korol.

Después buscaron ayuda en otros lugares, que le permitiera desarrollar su vida como una persona normal. Comenzó a viajar con regularidad a Buenos Aires, para atenderse en la Asociación Lucha contra la Parálisis Infantil (ALPI).

Yo era muy chico. En ese entonces, creo que todo habría sido como la pandemia de hace un par de años. Cuando ingresaba al hospital me sorprendía de todo lo que veía. Tenía entre 4 y 5 años. Realmente veía casos sorprendentes, como niños internados dentro de un pulmotor”, recordó en diálogo con Canal 12.

Cuando creció, comenzó a sentir algunos dolores propios de la parálisis, sin embargo eso no le impedía practicar deporte. Para Korol, la actividad física cumplió un rol fundamental en su recuperación. Durante mucho tiempo formó parte del Instituto del Deporte, donde recibió ayuda, practicó gimnasia y básquet. También solía ir al río para nadar, disciplina que le habían recomendado.

El cruce con la discapacidad

Jorge Korol asegura que nunca se sintió como una persona con discapacidad. Sí reconoció situaciones en las que experimentó discriminación por su condición. “A los 25 años ya trabajaba y podía ganarme mi plata. En ese entonces descubrí que, por mi situación, tenía la posibilidad de comprarme un auto con un importante descuento. Para eso necesitaba un certificado otorgado por un hospital público, lamentablemente, el médico que me atendió se negó a darme el certificado”, comentó.

Ese recuerdo se grabó en su memoria para siempre. “Fue la primera y la única vez en mi vida que me sentí discriminado por mi condición física. Dios sabrá por qué no salió, de todas maneras estoy muy agradecido por todo”, afirmó muy emocionado. 

Jorge junto a su nieta Delfina.

 La pasión por la radio y el chamamé

A lo largo de su vida, Jorge Korol desempeñó diferentes trabajos desde camionero hasta comerciante. “Hice muchas cosas y todavía tengo un espíritu con ganas de seguir hacia adelante. Nunca me entregué por lo que me pasó ni tampoco por los momentos difíciles que uno pasa. Así fue como comencé con mi programa de radio”, manifestó.

Tras su paso por terapia, a Korol le resonó una recomendación en particular que le hizo su profesional: “que yo debía hacer las cosas que a mi me gustan y que siento que me hacen bien. Así comencé a pensar y llegué a la conclusión de que tenía ganas de tener un programa de radio”. 

Gracias a un amigo que ya contaba con un programa y que lo invitaba en reiteradas oportunidades para sumarse, surgió esta posibilidad. Luego de varias insistencias se animó y fue a la radio. Así hasta que llegó a hacerse cargo del espacio, donde ya cumplió dos años al aire en FM SAPUCAY.

Campaña de vacunación triple viral y contra la polio

La campaña de vacunación está dirigida a niños de entre 13 meses y cuatro años de edad inclusive. Se tratan de dos dosis contra el sarampión, la rubéola, las paperas y la poliomielitis. En Misiones comenzaron con las postas en espacios públicos y luego continuaron con la vacunación en establecimientos escolares y casa por casa.

Hasta la semana pasada el avance de la vacunación había alcanzado el 36,7% de cobertura en todo el territorio, cuando la meta esperada para todo el país para el mismo lapso es del 77%. El objetivo final es llegar al 95% o más de la población objetivo, es decir niños de entre 13 meses y cuatro años.

Estas vacunas forman parte del calendario obligatorio y son gratuitas. Se trata de una medida esencial para la protección de la población susceptible que no haya desarrollado la respuesta inmune esperada, que suele rondar entre el 8 y 10 por ciento de quienes las recibieron en el esquema primario.

(Visited 149 times, 1 visits today)
Close