Secciones

Written by 16:40 Agro y Producción, Sin categoría

El INYM y Misiones siguen defendiendo al pequeño productor

Instrumentaron una serie de medidas y programas que los beneficiaron. También se logró el arraigo debido a los buenos precios.

El Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) sigue firme en la defensa del pequeño productor, el que está en las chacras y las colonias, el que se arraiga, el que hace que la renta agraria se distribuya entre muchos, en vez de concentrarse en unos pocos. Así lo señaló Juan José Szychowski, presidente del organismo yerbatero al defender esta política de Estado.

“Es importante hacer un poco de historia -señaló memorioso, Juan José Szychowski, presidente del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM)-. Y para eso hay que ubicarse a fines de los años 90 y comienzos del siglo. La situación económica era muy mala. La hoja verde (de yerba, la materia prima) no valía nada. La política liberal había permitido que las fuerzas de mercado fueran imponiéndose. Así, el que tiene mayor poder económico influye. ¿Y qué se hizo en esos gobiernos nacionales? Se liberó la plantación. O sea, el que quería plantaba lo que tenía ganas. Naturalmente, el más poderoso plantaba mucho más porque tenía dinero y tierras para hacerlo. Y ese mismo personaje era el que importaba yerba del Brasil, por ejemplo”.

Tareferos cargan una ponchada con hoja verde.

Y otro recuerdo más. A inicios de los años 90, se desregula toda la economía y se eliminan los Mercados Consignatarios, las Juntas Nacionales (como la de Granos). “Estas eran instituciones que mediaban porque de lo contrario -como en la ley de la selva- el poderoso, el poder económico, se imponía sobre el que vivía en la chacra”, acotó.

Y ahí Szychowski recurrió a los inicios de la provincia. “Cuando vinieron los primeros colonos a estas tierras, el gobierno (era Territorio Nacional) daba las tierras con la condición de que echen raíces. ‘Planten yerba’, exhortaban. Por qué. Porque la yerba produce arraigo. Luego, pasaba el tiempo y venían inspectores nacionales a verificar cinco años después para darle el título de propiedad. Esa gente ya había echado raíces. Las mismas que plantas de yerba”.

Claro, luego vienen los que liberan todo y los terminan expulsando.
Con esos dos elementos, (la libertad de plantar todo lo que se quisiera y la posibilidad de importar), la ecuación estaba clara, para Szychowski y para el sentido común. “La abundancia de materia prima hacía que los precios bajaran. La yerba no valía nada. ¿Y qué pasaba después? Se expulsaba a los productores de las chacras y venían a acumularse en las afueras de las ciudades del interior o de Posadas”.
Por eso llega el organismo. “El INYM nace de ese reclamo de pequeños productores que se sentían amenazados. Es que ¡tuvieron que cambiar yerba por mercaderías!”, enfatizó.

Y así llegó el Tractorazo en 2001. No daban más.

De allí que se defienda tanto al pequeño productor. “Y el INYM en conjunto con el gobierno de Misiones tratan de preservar al pequeño productor en la chacra, que viva en la chacra y que al vender su materia prima obtenga lo suficiente para tener una existencia con dignidad”.

Con mejores precios llega el arraigo y mejora la situación de los cosecheros.

Es una política sencilla. “El arraigo proviene de los buenos precios. De poder vivir de y en la chacra. De enviar a los chicos a la escuela. Ese es el objetivo del INYM”.
⦁ Y acotó los otros elementos: El gobierno de Misiones siempre está parado del lado de los pequeños productores. Por ejemplo, la resolución 170 ¿Qué busca? Que no haya una gran empresa que plante miles de hectáreas.

⦁ ¿Y el convenio con el IPS? Que haya cobertura social con IPS (obra social para el pequeño que viva en la chacra y con salud) y así hay 4500 pequeños productores
⦁ ¿Y con el sistema Mate en la escuela? Se busca fomentar las ventas pero también la educación acerca de la yerba mate. Y se educa cómo es el proceso de elaboración.
⦁ ¿Y hay más? Sí. Hay un convenio con Ministerio de Hacienda para otorgar créditos a cooperativas a tasas subsidiadas a casi 1 años y medio y tasa de 25% para las entidades que no tenían calificación bancaria.

(Visited 467 times, 1 visits today)
Close